Jueves, 24 de enero de 2019

Violencia: ¿Donde y cuando empezó todo?

“La violencia, ya sea espiritual o física, es una búsqueda de la identidad y el sentido”

(Herbert Marshall)

ENTRE PUENTES

VIOLENCIA: ¿DONDE  Y CUANDO EMPEZÓ TODO? (I)

La sorpresa, la angustia, el desconcierto y el horror ante los episodios que se vienen  protagonizando en el maltrato, violación, y en algún caso la muerte, ha desarrollado entre la ciudadanía, más en la mujer, miedo, o cuanto menos una desconfianza general, que ha  invadido no sólo  a asociaciones, sino a la sociedad toda. Una sociedad, unos estamentos, y unas autoridades, que navegan sin mapa y sin brújula, perdiendo su sentido más fundamental, sin lograr llevar adelante, medios, políticas e instrumentos con los que poder controlar esa nave, que en muchas ocasiones se encuentra sin rumbo y ruta definida.

Ya  han denunciado, no  pocos sesudos especialistas en todas las ramas, y todos vienen a coincidir, -Sin la base elemental de la educación-, seguiremos teniendo casos de toda índole de violencia, sin tolerancia, formación,  educación e igualdad, estaremos condenados al fracaso, y casos tenemos desde la más tierna edad en los colegios, donde comienzan los estragos, que después tendrán consecuencias graves.

 “¡¡¡Me van a respetar!!!. La frase de un adolescente (17 años) estallo en la Escuela - después todo fue descontrol, el muchacho saco la pistola calibre 22 y empezó a tirar contra los compañeros. Mato a cuatro e hirió a otros siete. Desgarbado, retraído, era el centro de burlas de sus compañeros. Las burlas y menosprecios fueron, según los dichos el detonante del crimen. –Evidentemente en este País, no hemos tocado fondo, y esté detonante, no hemos de lamentarlo, aún, pero la denuncia de jóvenes enfrentados a profesores, pacientes a médicos, abusos de escolares a otros, o la tristes y graves novatadas, el dominio alocado de las redes sociales, el grosero machismo etcétera, son lamentablemente noticia de cada día.

¡¡¡Todos van a morir!!! una frase de cuatro palabras, simple pero premonitoria, escribió  un año atrás, con tiza blanca en el negro pizarrón de su aula. Tan negro como las ropas que eligió el fatídico día  para concurrir a la escuela. Ropas entre las que guardaba el arma de su padre.  Habrán adivinado, que el caso, es norteamericano, donde en breve tiempo se suceden este tipo de barbaridades, y donde las armas están a la mano de cualquiera que pierda los estribos. Pero las causas; son las preguntas que debemos hacernos.

Callado y estudioso según dicen, era burlado por esto, y el día anterior había tenido una discusión con uno de sus compañeros, uno de los que mato. En su pupitre, como un epitafio, quedaron grabadas tres frases: ¿La mentira es la base de la felicidad?, ¿Si alguien conoce el sentido de la vida, escríbalo aquí.....? Y la última: ¿Lo mejor que podemos hacer los seres humanos es suicidarnos?

Hasta aquí las críticas, a partir de aquí me permito hacer algunas reflexiones.

En nuestra sociedad se evidencia una marcada y creciente dificultad con el tema de la violencia, expresada entre otras cosas en problemas de comunicación, sumadas a una tendencia de valorizar y fomentar las conductas individualistas y hedonistas, dando como resultado la ruptura del sentido solidario, a naturalizar la violencia desde los medios masivos de comunicación y a nuestra inclinación  adversa frente a las diferencias con los otros.

Porque se es gordo/a, porque se es algo desgarbado/a, porque se es tímido/a, porque es callado/a, porque se es negro/a, porque se es tragón, porque se es pobre, cualquier diferencia con el supuesto patrón establecido puede ser motivo de burla o humillación. Nuestra sociedad es discriminadora y la discriminación es una de las múltiples formas de la violencia.

¿Podría pensarse que lo sucedido en  ese colegio o instituto  es producto de la discriminación sufrida, de este tipo de violencia solapada?

Tal vez.

¿Podría considerarse, tal como lo difunden los medios de comunicación que estamos frente a un  Bowling, argumentando que es un efecto indeseado de la importación de modelos foráneos, consecuencia de la globalización?

Tal vez.

O quizás argüir que es responsabilidad de las familias que dejaron un arma al alcance de un jovencito, o que no supieron detectar las señales que daban cuenta de su desequilibrio emocional

Tal vez.

¿Podría este tremendo episodio ser entendido como un intento  de ser protagonista de algo tratando de salir del lugar al que estaba condenado, marginado y burlado?.

Tal vez, la hipótesis sobre esto serían improvisaciones que no sabría si se acercan a las razones irracionales para que alguien salga a matar a sus compañeros. Por otra parte y tomando otro factor, de los múltiples factores de posible análisis en la irrupción de la violencia, no podemos dejar de lado la escuela. Somos testigos de cómo la escuela, la escuela del estado, pública, obligatoria y gratuita, al igual que otras concertadas etc., son  atravesadas por la violencia y es también generadoras de violencia.

 

                Fermín González salamancartvaldia.es                blog taurinerías