Martes, 12 de noviembre de 2019

Seirul-Lo

Sirul-Lo en el centro acompañado de amigos galgueros en 1986

“Se nos fue Don Francisco Seirul-lo Soares. Don Paco como de modo entrañable le llamábamos cuantos participábamos de su afecto y amistad. Agotó su turno de vueltas a la-Plaza Mayor-a la que como charro legítimo cortejó siempre y no faltó después de su jubilación. Apenas hace unos días, bajo los soportales,  nos contó a Miguel Ferrer y a mí algunas del  copioso repertorio de anécdotas que atesoraba, y algún día pensó presentarlas en forma de libro y que serían textos básicos para mejor conocer un deporte tan campero como la caza con galgo”…

-Esto y mucho más contaba de-Don Paco; odontólogo, escultor y galguero muerto a los 87 años de edad-Enrique de Sena-, el gran periodista salmantino en –El ADELANTO-un jueves 10 de julio de 1986 y… terminaba escribiendo: “Dio un completo ejemplo de serena bondad, de equilibrio y de juventud espiritual”.

-Posiblemente la fotografía con amigos que hoy acompaña este texto, sea la última que a él se le hizo; está hecha en una entrevista que organicé en la desaparecida –Cafetería “Villa Rosa” en tertulia mañanera junto a sus amigos: Pepe, Matías, Ventura y otros tertulianos, todos acérrimos y buenos galgueros.

A la muerte de Don Francisco Seirul-lo, “andaba” yo fuera de Salamanca, pero me llegó la triste noticia y envié mi crónica a –EL ADELANTO-(medio en el que colaboraba en aquel momento) en la que, además de otras consideraciones, yo escribía: “… Ahora me llega la noticia de la muerte de Paco Sehirul-lo, el médico, el dentista, el escritor, el amigo y además galguero; “Y no puedo por menos de figurármelo de espectador participante en un campeonato galguero allá por las grandes praderas del Infinito. Seguro que Paco estará viendo con ojos de experto la carrera y sacando los defectos, pero más las bondades. El era así.”

-Un viernes, 31 de enero de 1986, cuando habían pasado unos días de el homenaje que le hicieron sus amigos en-Medina del Campo-, a la terminación de la-Fase Final de la I Copa para galgos- de la Junta de Casilla y León-. Un reconocimiento a un hombre singular y querido de 87 años de edad y que había dedicado toda su vida  a esta modalidad de caza deportiva. Su discurso de agradecimiento fue el siguiente: “Amigos galgueros, un anciano que dobla su espalda es una sombra que discurre por el mundo. Yo, gracias a Dios, ni soy sombra ni discurro errante, para ello cuento con la amistad de buenos amigos que en todo momento me aprecian y distinguen y aquí está la muestra, este fantástico y soberano homenaje, testimonio de vuestro cariño hacia mi persona. Nunca sentí tanta emoción ni fui tan elevado”.

-Decía que el viernes 30 de enero de 1986, le hice una entrevista de grato recuerdo en su casa y… “el viejo  galguero volvió a emocionarse, cuando sentados en torno a la antigua mesa-camilla; cerca de su hermana, de sus trofeos, realizaciones escultóricas y muchos libros, teniendo aún presente, fresco, el recuerdo del homenaje, con ojos brillantes con el atisbo de lágrimas y ya “de vuelta de todo”, me dijo: sabes… ¡me besaron más mujeres en un rato, que en toda mi vida!...

-Pretender “ahondar” en la vida de este personaje singular y humano de –Paco Seirul-lo- en tampoco espacio del que dispongo es tarea que además de no poder ser, imposible; por ello voy a dar solamente unas “pinceladas” para un mayor conocimiento del entrevistado comenzando por su profesión de Odontólogo de fama reconocida y muchos clientes diarios. Recuerdo que me comentó para “zanjar” la cuestión: “Sé, que algunas voces “murmuraban” que yo era lento en las extracciones; pero siempre he mantenido que si tienes una muela mal, ya no te vale, pero para extraerla tiene que estar en condiciones… y yo preparaba el acto en dos o tres sesiones para que fuese menos dolorosa y no tuviera molestas consecuencias… ¡Consustancial como su vida misma Don Paco!

-Por su afición a la Escultura no le pregunté, ya que intuí que: “Un buen día mientras preparaba el molde de alguna dentadura, pensó que sus manos podían también hacer materiales más “dulces y maleables”… Pues yo había escuchado a –Enrique de Sena decir: “Su taller de esculpir nació pared al medio de su Gabinete Odontológico y que sus esculturas no respondieron a un estilo personal, no vamos a negarlo. En su mente y en sus manos no había otra cosa que una preocupación realista y cuando modelaba no seguía otro camino que el que le dictaba la observación de la figura animal campando a su albedrio o acosada por el hombre. De sus saberes médicos, aplicó una cabal expresión de anatomía”. Pues eso.

-Respecto a su pasión por los galgos y liebres en campo abierto; yo creo que se sabía de memoria el número de encinas, la longitud de los regatos y los parajes, los había “pateado ¡mil veces!... desde Bercimuelle, Coto galguero de su amigo Pepe Clavijo, hasta los predios de –Encinas de Abajo- y por ello y en su momento: Sí amigos; fue Francisco Seirul-lo, Don Paco- quien ¡primero señaló la planicie donde está actualmente asentado el-AERÓDROMO DE MATACÁN- como escenario ideal para posarse o despegar de los “pájaros metálicos”. Y fue él, quien dio nombre de-MATACÁN- a este lugar, donde tantas liebres “corrió” entre ellas más de un mítico-matacán- o liebre macho invencible…

-Y Don Paco, me contó muchas anécdotas, de ellas escojo una: “Yo sólo pensaba en tener un galgo. Mi padre estaba de médico en Huerta, donde nací, y un día pasaron por allí en acampada unos gitanos. Yo a mi padre le tenía “mareado”con la petición de “mí” galgo. Por ello él y un vecino se fueron a verlos y comenzaron el trato de un galgo precioso que llevaban. Por el pidieron en un principio cien pesetas, bajaron a cincuenta y el trato se cerró solamente por ¡seis!... se le “bautizo” con el nombre de “Calé” y le llevaron a una cuadra en el pueblo y le soltaron. Solamente había una ventana en la rústica  estancia, pero bastante alta y pensaron que allí el galgo no llegaba. Pero sí… pudo y se escapó. A las cuatro o cinco horas nos dimos cuenta de lo sucedido, cuando un vecino nos dio información fiable pues había visto como el listo animal “cogió” el rastro de los gitanos”. Al día siguiente lo encontró mi padre en-Alba de Tormes- y al afearles su conducta el patriarca le dijo, muy serio, filosófico y algo guasón… Pero señor médico ¿Cómo cree usted que esta alhaja se la hubiéramos podido vender por seis pesetas, si no supiéramos que iba a volver con nosotros?...

Lo dicho: Don Francisco Seirul-lo-Don Paco; Odontólogo, Escultor Galguero y Salmantino… Además: “Ejemplo de serena bondad, de equilibrio y de juventud espiritual”. Fue un placer el poder entrevistarle un viernes 31 de enero de 1986. Les aseguro que desde entonces, el tiempo “ha corrido”… ¡más que el galgo-MATACÁN-¡

Y, NO OLVIDEN QUE:”Personas singulares son aquellas que “pasaron por aquí” y dejaron su-HUELLA-(pisada del hombre o la mujer en la TIERRA). Pues eso.