Miércoles, 23 de enero de 2019

La pérdida de población afectará al número de concejales en ocho municipios de Salamanca

Los límites que marca la ley electoral general hacen muy difícil que los pueblos puedan ganar representantes consistoriales

Centro de Turismo Arqueológico de Yecla de Yeltes, uno de los municipios afectados

La sangría demográfica que padece Salamanca también va a tener consecuencias políticas cuando el 26 de mayo seamos llamados a las urnas para elegir a nuestro representantes en el Ayuntamientos, las Cortes de Castilla y León y el Parlamento europeo.

Varios municipios de la provincia van a perder concejales. La Ley Orgánica del Régimen Electoral General regula cuántos ediles forman los Ayuntamientos en función de la población municipal. A más habitantes, más concejales.

Lamentablemente, según el último padrón del INE, la inmensa mayoría de los pueblos perdieron población en 2017 y eso se dejará notar a la hora de acudir a las urnas. Ocho municipios pierden ediles al caer por debajo de los límites que marca la Ley. Además, otras dos localidades se han salvado sobre la campana de seguir su mismo camino.

Cantalapiedra, Yecla de Yeltes, La Sagrada, Olmedo de Camaces, Malpartida, Carpio de Azaba, Moríñigo y Navacarros son los ocho pueblos afectados. Todos pierden dos concejales, ya que las corporaciones deben tener un número impar de ediles.

En el otro lado de la balanza, Coca de Alba y San Cristóbal de la Cuesta se han salvado a última hora. Tal y como refleja el padrón recopilado por el Instituto Nacional de Estadística, en 2017 ambos municipios habían perdido suficiente población como para tener que reducir el número de concejales. Coca de Alba tenía 97 residentes y estaba condenada a pasar de 5 a 3 concejales. San Cristóbal de la Cuesta estaba por debajo de los 1.001 vecinos e iba a tener 7 ediles en vez de 9. Sin embargo, un repunte de última hora ha rescatado a ambos. Coca de Alba ha vuelto a superar los 101 empadronados y San Cristóbal de la Cuesta los 1.001, por lo que ambos conservarán el tamaño de sus Ayuntamientos tal y como están actualmente.

También hay que destacar el caso de Aldeatejada. Este municipio del alfoz de la capital ha sumado habitantes durante los últimos años, pero no los suficientes como para rebasar las barreras de la ley electoral general. Le han faltado 12 empadronados para superar los 2.001 residentes y tener un Ayuntamiento con 11 concejales.

Los límites que marca la ley electoral general hacen muy difícil que los pueblos de Salamanca puedan ganar representantes consistoriales. En nuestra provincia abundan los municipios en torno a 500 habitantes y es prácticamente imposible que crezcan tanto como para alcanzar los 1.001 residentes y ganar dos representantes políticos.

La situación de la provincia de Salamanca tampoco es extraordinaria, en cualquier caso. El resto de la región mantiene esta tendencia a la baja. El caso más señalado quizá sea el de Valladolid capital, que durante los próximos cuatro años tendrá 27 concejales en vez de 29.

Más información aquí