Sábado, 24 de agosto de 2019

Ni vox ni voto... ¡Juntas y fuertes!

Hay días en los que doy gracias a la existencia de partidos políticos como Vox, porque me dan ideas para escribir y energía para continuar con mi formación.

Hoy voy a tratar de matizar algunos términos que han usado en su programa electoral, concretamente, en el apartado “Vida y familia” dentro de lo que han llamado:  “100 medidas para la España viva”.  Yo me pregunto que querrán decir con eso de España viva… Empezaré por una claúsula que trata sobre cómo ‘ayudar’ a las personas con síndrome de Down a integrarse en la sociedad. El término ‘integrar’ ha quedado obsoleto en la educación desde principios de siglo. En la actualidad se usa el término ‘inclusión’ porque integrar denota un paternalismo hacia esas personas. Como bien afirman en el blog Doble Equipo Valencia:

La inclusión no persigue que el niño se adapte al grupo, persigue eliminar las barreras con las que se encuentra que le impiden participar en el sistema educativo y social (...) no disfraza las limitaciones (...) no persigue cambiar o corregir la diferencia de la persona sino enriquecerse de ella” (2013: Web).

Esta afirmación deja claro cómo este partido está tocando temas para los que no tiene formación. Plantean soluciones muy fáciles a problemas muy complejos desde el desconocimiento, aprovechándose así de la ignorancia de la gente.  Esto sí es populismo señores.

Esta es una de las múltiples razones por las que vuelvo a denunciar la demagogia de este partido político que promete y deshace a su antojo, como mostraré, quizás, en próximas publicaciones, sobre todo con el tema de la inmigración. Las medidas que proponen son para echarse a temblar.

Otro de los términos que quizás me toca más a mí como mujer es el de ser feminista radical… Me encantaría que fuesen más específicos. Sería gracioso saber exactamente qué significa ser radical para este partido… Y atreverse a afirmar que queremos acabar con los hombres… ¡Sí, definitivamente esta gente sabe de que habla, nos han descubierto! Solemos hacer asambleas en las que quemamos a hombres inocentes en las cazuelas y nos los comemos asados. Mmmmmmm… Tiernos y sabrosos… ¡¡¡Por eso queremos aniquilarlos a todos!!! Muaja ja ja (risa malvada).

Se les ha ocurrido la idea innovadora de prohibir el aborto. Oye, no sé vosotras, pero a mí me gustaría poder decidir si tengo que llevar una criatura en mi cuerpo durante nueve meses. Llámame loca, ¿eh? No sé, por si me condiciona un poco mi día a día y mi futuro laboral y esas cosas. Pero nada, que si tengo que pedirles permiso a estos de Vox pues tendré que tragar, pero ¡qué generosos! Nos dan 100 euros al mes para que le compre chuches al niño. Sinceramente, con esa miseria no me llega ni “pa pipas” y mucho menos para pagarme la terapia psicológica si ese niño es fruto de una violación.

Quieren volver a hacer del aborto algo ilegal y peligroso, ¿piensan que por prohibirlo desaparecerá? Solo lograrán la precariedad, la muerte de mujeres al someterse a abortos de forma rudimentaria. Sin embargo, los niños ricos podrán quitarse “el problema” cogiendo el avión y abortando en una clínica privada de algún país europeo. Sea cual sea la ideología prohibirlo no es la solución. A la vez, ¡qué casualidad! Hablan de la reforma de los procesos de adopción y de dar la información adecuada a la mujer en estos casos... Gracias Vox, ¡oh gran mesías y salvador de nuestra patria española, tú que preservas la vida de las futuras almas nacidas en pecado, España fuerte y unida, gran nación! Vienen a decirme a mí, personita diminuta dentro de este entramado social que hay otras opciones, como entregar mi bebé a gente que sí se pueda permitir el lujo de tener una criatura mía como bien de consumo. Yo, pobre, desamparada y sin otra opción porque tampoco me he podido permitir abortar.

Después de la transformación de mi cuerpo durante 9 meses; el vínculo afectivo que he creado con ese ser… Tengo que dárselo a unos señores que son más aptos que yo para tenerlo. Con todo lo que implica…

La punta del iceberg viene cuando hablan de quitar las leyes que luchan contra la desigualdad de género.  Perdonen, ¿ustedes nos han tomado por gil…? ¡¡Es el colmo!! 47 mujeres asesinadas en 2018 (violencia de género); 99 feminicidios causados por violencia machista (trata de blancas, violaciones, prostitución...).

¿Qué más hace falta para que vean que existe la desigualdad, que ser mujer te condiciona? A veces ni yo misma me lo creo y me descuido, peco de ingenua, hasta que te ves en situaciones que te hacen tener miedo. ¿Cómo se frena esto? Ojalá tuviera una solución inmediata y definitiva. Desde luego que la solución no es ignorar, negar el problema. Juntas y unidas hay que luchar contra este tipo de partidos, que no son un ente abstracto, son personas las que están detrás de esto y muchas se encuentran en tu día a día. Hay que luchar contra esta apología de la fuerza bruta y la estupidez todos los días del resto de nuestras vidas.

ILUSTRACIONES DE BERTA PENA, ¡GRACIAS!