Lunes, 20 de mayo de 2019

El Secreto del Vettón Reserva 2008, vino de autor con todo el arribe en su interior

Nueva cata de la Asociación Cata Añada y que tiene en esta ocasión a Javier Bragado como director

La asociación enológica Cata Añada nos presenta esta semana una nueva cata, en esta ocasión con Javier Bragado como director y a uno de los vinos que se producen en tierras salmantinas, concretamente en Las Arribes del Duero. Se trata de El Secreto del Vettón Reserva 2008, un vino de autor elaborado por la Bodega Arribes del Duero de Aldeadávila, Soc. Coop. inscrita en la DO Arribes, y que ha obtenido en esta cata un ‘excelente’ con 92 puntos.

El Secreto del Vettón tiene una edición limitada de 2.000 botellas que contienen el resultado de viñedos muy viejos de la variedad de uva Bruñal*, casi extinta y solo localizada en las arribes del Duero. Complejo y lleno de matices, estamos ante un excelente vino por descubrir, y aunque se trate de la añada 2008, ya lejana en el tiempo, su estructura y buena acidez hacen que se mantenga vivo todavía. El Secreto del Vettón está fermentado en barrica y es el buque insignia de la Bodega Arribes del Duero.

La Soc. Coop. Arribes del Duero fue una de las principales impulsoras de la DO Arribes desde su nacimiento a principios de la década de los 90 del siglo pasado. Desde entonces ha ido afianzando los viñedos de esta zona de Las Arribes e innovando con la elaboración de caldos de varietales autóctonas, especialmente juan garcía y bruñal.

LA CATA

ASPECTO: Capa media-alta, color rojo guinda atejado, “propio de los años en barrica”, con ribete purpura. Excelente brillo, lagrima sedosa.

OLOR: Muy largo, intensos aromas primarios, complejo, potentes notas a madera, uva pasa y frutos rojos.

SABOR: Muy buenas caudalias, largo, intenso, con buena estructura, alcohol muy bien integrado y ligeramente amargo.

 

CONCLUSION FINAL: Un excelente vino, especial, con alma… que clama su tierra Vettona, activando los sentidos de quien lo degusta, complejo y lleno de matices.

 

RELACION CALIDAD/PRECIO: 40,50 EUROS/REGULAR

 

PUNTUACION: 92

00-60 DEFECTUOSO

61-70: REGULAR

71-80: CORRECTO

81-85: BUENO.

86-90: MUY BUENO.

91-95: EXCELENTE.

96-100: EXTRAORDINARIO.

 

VARIEDAD: 100 % Bruñal*(viñedos de más de 100 años de longevidad)

GRADUACION: 13,5º %

CONSUMO: Entre 16-18 ºC

MARIDAJE: Carnes rojas a la brasa, quesos de leche de oveja muy curados de Arribes, guisos con carnes y embutidos.

 

LA DENOMINACION DE ORIGEN ARRIBES

El 24 de septiembre de 1998, fue otorgado el calificativo ‘Vino de la Tierra de Arribes del Duero’. Esta Asociación, tras años de esfuerzo, unificaba así dos zonas de tradición vitivinícola localizadas entre Zamora y Salamanca, donde se da la uva Bruñal*, con la que se ha hecho el vino que hoy les presento.

El 27 de julio de 2007 se obtiene la Denominación de Origen Arribes.

(Bruñal*)

La variedad Bruñal ha sido localizada principalmente en la zona de Arribes del Duero, mayoritariamente en los términos municipales de Corporario y Villarino de los Aires.

Dicha zona geográfica conocida como Arribes del Duero, situada en el oeste de las provincias de Salamanca y Zamora, en Castilla y León, presenta una orografía accidentada, con frecuentes laderas y profundos valles donde se cultiva con dificultad el viñedo y donde ha perdurado hasta la actualidad, asentándose mayoritariamente sobre bancales. La situación geográfica de esta comarca, junto a su carácter orográficamente accidentado y de cultivo costoso, ha provocado que algunos viñedos hayan permanecido relativamente aislados, por lo que se han conservado poblaciones de cepas que constituyen un material vegetal que puede ser de gran interés genético.

El viñedo

Se encuentran situados entre bancales, y paredones, estos permiten “agarrar “la tierra y poderla mantener, en las empinadas laderas. Por esto los suelos son poco profundos con presencia de granitos y pizarras blandas donde se introducen las raíces de las cepas, esto produce un perfecto drenaje, la pizarra acumula la humedad en las épocas de lluvias y la aprovechan las raíces en el verano, soportando sin lluvias incluso en épocas de sequía.  También es un regulador térmico, en los inviernos permite conservar el calor durante el día y lo va desprendiendo gradualmente en la noche, atenuando así la bajada de temperaturas y evitando así las heladas.

Director de cata, edición y fotografía: Javier Bragado.