Martes, 22 de enero de 2019
Ciudad Rodrigo al día

La calle Fernando II dice adiós a la tierra y a las piedras gracias a una inversión de 145.000€

Las obras fueron más complicadas de lo previsto por la roca encontrada bajo tierra y los desniveles de entrada a las cocheras

El delegado de Obras del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo, Joaquín Pellicer, realizó en la mañana del viernes una visita a la calle Fernando II para dar a conocer todos los datos sobre la intervención que ha tenido lugar durante los últimos meses en el tramo de esa vía que aún estaba presidido por la tierra y las piedras, el comprendido entre el Camino del Cementerio y la confluencia con la calle Quevedo.

Precisamente, la roca encontrada bajo la superficie ha sido una de las complicaciones que se presentaron en la intervención, desarrollada por espacio de 4 meses con el trabajo de tres oficiales y tres peones procedentes de las respectivas bolsas de empleo de estas categorías profesionales, y de un encargado del Ayuntamiento.

Según explicó Joaquín Pellicer en la mañana del viernes, durante la intervención se ha procedido, por un lado, a renovar todo el alcantarillado, algo que no estaba previsto inicialmente, pero que se decidió acometer tras abrir y ver que estaba en bastante mal estado. Aprovechando esa circunstancia, se han configurado dos redes separativas de drenaje y alcantarillado. Además, bajo tierra se han metido todas las canalizaciones (gas, electricidad,...) dejando incluso algún “tubo libre”, por si de ahora en adelante hay que meter alguna instalación más (como la fibra).

Una vez concluida la parte ‘invisible’, se ha renovado toda la superficie, extendiendo 665 metros cuadrados de pavimento de hormigón y 298 metros cuadrados de aceras. Joaquín Pellicer indicó que la otra gran complicación de la obra había sido configurar las aceras en la entrada a las cocheras de un par de bloques, ya que presentan una serie de desniveles. De este modo, esa acera ha quedado como con varios ‘escalones’. Mientras, en la acera de enfrente, han sido retirados varios postes pertenecientes al alumbrado.

En materia también externa, se ha renovado toda la iluminación de la vía, apostando por alumbrado led. La intervención ha tenido un coste final de 145.200€, un poco más de lo inicialmente previsto (140.955,49€) por las complicaciones surgidas. De esa cantidad, la Diputación de Salamanca ha aportado 125.088,59€ dentro de la bienalidad 2018/2019 de los Planes Provinciales, mientras que la cantidad restante ha corrido a cargo del Consistorio.

Como resaltó Joaquín Pellicer en la mañana del viernes, la calle Fernando II era la última de las comprendidas entre la Avenida de Salamanca y el Camino del Cementerio que quedaba por urbanizar, dejando a un lado la Plaza de Juan Sebastián Elcano, cuya problemática es más complicada al no estar detallado qué pertenece al Ayuntamiento y qué a particulares.