Jueves, 23 de mayo de 2019

La necesidad de cadenas de nieve en invierno

Las cadenas proporcionan un mayor agarre al asfalto cuando se trata de una pendiente de inclinación elevada nevada, zonas donde los neumáticos de invierno no son tan efectivos.

A pocos días de la llegada del invierno, las condiciones climatológicas se vuelven cada vez más adversas en las carreteras. Tormentas y nevadas son algunos de los fenómenos meteorológicos más recurrentes en esta época del año, especialmente en la zona norte del país. Unos factores relacionados con el entorno que originan mayores posibilidades de sufrir accidentes de tráfico a lo largo y ancho de la geografía española. En cualquier caso, las cadenas de nieve, las cuales se pueden conseguir en páginas como https://www.heuts.es/cadenas-de-nieve, son un elemento indispensable en cualquier desplazamiento durante estas vacaciones navideñas.

La Dirección General de Tráfico recomienda la instalación de dispositivos especiales, como las cadenas de nieve, cuando el asfalto se encuentre cubierto por una capa de nieve o hielo. Además, la señal R-412 (una imagen de una cadena montada en una rueda) indica su obligatoriedad en algunos puntos del país, como los puertos de montaña, cuando circulamos con condiciones meteorológicas adversas. De hecho, aquí se puede conocer más acerca de la normativa sobre el uso de neumáticos de invierno y cadenas en el resto de la Unión Europea. Las cadenas proporcionan un mayor agarre al asfalto cuando se trata de una pendiente de inclinación elevada nevada, zonas donde los neumáticos de invierno no son tan efectivos.

La mayor parte de los conductores desconoce cómo colocar las cadenas de nieve correctamente en sus vehículos. El aspecto principal es que las cadenas deben colocarse siempre en las ruedas motrices. En el caso de que el coche sea de tracción delantera se deben colocar en las dos ruedas delanteras, mientras que si el coche es de tracción trasera deben montarse en las ruedas traseras. Además, en el caso de que el vehículo sea de tracción integral (4x4) hay que ponerlas en todas las ruedas, aunque si este no es posible, es suficiente con colocarlas en las delanteras, ya que son motrices y directrices.

El tipo de cadenas que se necesita depende exclusivamente de las medidas del neumático del vehículo. En cualquier caso, la cadena tradicional de eslabones de acero es el sistema más popular entre los conductores españoles. Su red metálica incluye varios tensores manuales con los que se consigue que la cadena se ajuste a la perfección al neumático. A pesar de que su montaje puede resultar complicado al principio, son las que mejor funcionan en condiciones meteorológicas extremas. Además, son duraderas, resistentes y las más baratas del mercado.

Los conductores tienen que ser conscientes de que no se puede circular con ellas más tiempo del necesarios, es decir, cuando la superficie esté despejada de nieve y hielo habrá que quitarlas de las ruedas. Este punto es muy importante, ya que circular unos pocos metros con ellas por el asfalto podría agrietar el pavimento y deformar al propio neumático, ocasionando un altísimo desgaste. Además, la velocidad máxima de circulación con los cadenas de nieve será de 50km/h, tanto para cualquier tipo de vía como de vehículo, como se puede leer en esta noticia. También es aconsejable aclarar las cadenas con abundante agua cuando sea posible, para eliminar la sal tan habitual en las carreteras españolas durante esta época del año, que pueden oxidarlas y dañarlas de cara a un posterior uso.