Miércoles, 22 de mayo de 2019

Tranquilidad con máxima vigilancia para las más de 2.100 explotaciones de porcino salmantinas

Aumentar las medidas de bioseguridad y un exhaustivo control de la población de jabalíes, claves para evitar la llegada de esta enfermedad contagiosa a España   

Los jabalíes, principal transmisor de la enfermedad

Un foco de Peste Porcina Africana en España –hay focos en diez países de Europa del Este y en Bélgica- tendría consecuencias gravísimas para el sector ganadero. Restricciones a los movimientos y a las exportaciones que supondrían un duro revés para las más de 2.100 granjas de porcino registradas en esta provincia, unas 312 de las denominadas autoconsumo sí (corrales domésticos, para las matanzas), y el resto de autoconsumo no; del total, en torno a unas 1.800 cuentan entre cinco y 120 UGM.

Con inspecciones y re-inspecciones, impera una tranquilidad absoluta aunque, como afirman fuentes de la Junta de Castilla y León, “con la máxima vigilancia y tomando precauciones extremas”. Apelando a la tranquilidad, explican que todas las granjas se encuentran censadas y chequeadas con una coordinación absoluta.  Aumentar las medidas de bioseguridad y un exhaustivo control de la población de jabalíes para actuar “a la mínima” son claves para evitar la llegada de la PPA, una enfermedad contagiosa que afecta a jabalíes y cerdos domésticos causada por un virus cuyos niveles de mortalidad pueden llegar al 100% de la cabaña.

Teniendo en cuenta que el jabalí, junto a productos contaminados, tiene un papel fundamental en la transmisión de la enfermedad, desde la Consejería de Agricultura se ha solicitado al Seprona su colaboración para el control de todos los movimientos de vehículos que los transportan. Asimismo, Castilla y León ha reforzado la vigilancia epidemiológica y sanitaria de los jabalíes, llegando a tomar muestras de 3.000 animales.

El vallado de la granja que la mantenga aislada frente a animales salvajes o domésticos, un exhaustivo control de las importaciones de lechones y limpieza y desinfección de los camiones que transportan porcino y otras especies forman parte de las medidas de bioseguridad para blindar a España de una enfermedad que ya cuenta con casos en Bélgica. Además, MAPA, comunidades y la Federación Española de Caza han puesto en marcha una campaña informativa con cartelería en aeropuertos y gasolineras para concienciar a los cazadores que visitan países de riesgo. “Depende de todos evitar su entrada, de los ganaderos, transportistas, trabajadores de explotaciones, veterinarios o cazadores”.