Domingo, 18 de agosto de 2019

Pinto. José Pinto

José Pinto, natural de Casillas de Flores (Salamanca), cerca de Ciudad Rodrigo, ganadero y concursante. Hace unos días, por motivos personales, dejo su exitosa participación en concurso ¡Boon! emitido por Antena 3 en el que, junto a sus tres compañeros, ha batido todos los records mundiales de programas televisivos. Más de un millón y medio de euros acumulados en 321 programas y un bote que supera ya los 3 millones.  

Pinto, José Pinto, comenzó su andadura televisiva en Saber y Ganar donde ya dejo constancia de sus bastos concimientos y su cercanía conquistando el título de “Magnifico”, un título reservado sólo a los participantes capaces de demostrar un alto grado de preparación en las más variadas materias.

Don José Pinto, ha dejado bien claro que el saber no es algo reservado a personas muy distinguidas por Escuelas y Universidades, con currículums repletos de Másteres y titulaciones de postgrado, sean estos reales o manipulados. El saber tienen más que ver con la curiosidad, con las ganas e inquietudes de cada uno por estar informado de las cosas del mundo.

El ganadero de Casillas de Flores se ha logrado a pulso su popularidad y su fama, porque puede presumir de ambas cosas. Es famoso[1] por sus frecuentes apariciones en los medios, pero a diferencia de otros que creen serlo por forman parte de esa, al menos, curiosa fauna que pulula por programas de cotilleo y enfrentamiento dialéctico, él es además popular al haber conseguido despertar la admiración, el respeto y el cariño de todos.

“Hay gente que tiene curiosidad por quien se acuesta con la vecina o por los personajes de la prensa rosa. Sin embargo yo siempre he tenido curiosidad por cosas como porqué se sostienen la luna y el sol o porqué cuando tiras una moneda al aire puede salir cara o cruz. Esa curiosidad te nace desde pequeño[2]. Sí, así es Señor Pinto, y espero que durante muchos años no solo continúe haciéndose preguntas sino buscándo respuestas.

Desde hace unos días Pinto, José Pinto, es la cara amable de Caja Rural ¡magnifica elección! Cuando vi su imagen en las cristaleras de una oficina no tuve más remedio que sonreír. Porque él es como parece ser, no necesita maquillarse ni por fuera ni por dentro, es espontáneo, cercano y así le vi yo. Además tiene ahora, ya lo demostro, “Licencia para ganar”, una licencia bien acreditada y merecida.

Mi mujer, un grupo de amigos de Valverde del Fresno (Cáceres) y yo, le conocimos junto a su familia en un restaurante de Navasfrías (Salamanca), donde fuimos a degustar unos estupendos asados con patatas panaderas. Desde el primer momento te das cuenta de que es todo un personaje, en el mejor y más amplio sentido de la palabra.

Tanto con él, como con algunos miembros de su familia, pudimos compartir unos momentos de animada charla con esa naturalidad que da una sobremesa agradable. Allí José Pinto no fue una estrella de la televisión, sino una persona atenta y amable que, sin ningún tipo de presunción, nos obsequió con su naturalidad, su simpatía y su desparpajo. Se notaba que se encontraba muy a gusto en su tierra y rodeado de los suyos.

El poeta, novelista, dramaturgo y científico alemán, Goethe, afirmaba que: La forma en que ves a la gente es la forma en la que la tratas, y la forma en la que la tratas es en lo que se convierten.  Suerte Señor Pinto, un placer conocerle.

[1] Osama bin Laden o el inspector Villarejo, son famoso, conocido, pero están muy lejos de ser populares.