Martes, 22 de enero de 2019

Los dos últimos meses condenan al Guijuelo

El equipo chacinero ha pasado de pelear por disputar la fase de ascenso a Segunda División a tener que mirar de reojo el descenso tras sumar 8 de los últimos 30 puntos

Los jugadores del Guijuelo celebran un gol

El fútbol son rachas. Este es uno de los tópicos más utilizados en el ámbito deportivo, pero es una gran realidad. El fiel reflejo de ello es el Guijuelo; el conjunto chacinero ha pasado en dos meses de soñar con un hipotético ascenso a Segunda División, con previo paso por la fase de ascenso a la categoría de plata, a tener que ser cauto con la zona de descenso al pozo de la Tercera División.

En los últimos años, el Guijuelo ha sido un equipo que ha estado más cerca de descender que de subir, al menos durante la mayor parte de la temporada. El año pasado, sin ir más lejos, estuvo jugando con fuego hasta las últimas jornadas, pero finalmente se estableció en la zona media-baja. Otra prueba de ello fue en la temporada 2016/2017, cuando los de Mateo Sánchez y Jordi Fabregat, por aquel entonces, llegaron a medirse en la competición del KO al todopoderoso Atlético de Madrid en un duelo para la historia guijuelense. En ese mismo año, la Copa pesó demasiado y el Guijuelo estuvo muy cerca de no poder evitar perder ‘el bronce’, aunque acabó dándole la vuelta a la tortilla para quedarse a dos puntos de volver a jugar ‘su’ torneo.

Sin embargo, en la presente campaña parecía que los de Ángel Sánchez habían dado con la tecla: el Guijuelo logró encadenar cuatro victorias de manera consecutiva y un total de cinco en los siete primeros partidos de Liga, catapultándose a las posiciones más altas de la clasificación y ofreciendo sensaciones realmente positivas. Pero como en el fútbol todo son rachas… la tempestad acechó y desde el 14 de octubre, en la octava jornada, los del Municipal comenzaron a perder comba en la tabla y en los diez últimos duelos en la competición doméstica sólo han logrado 8 puntos de 30 posibles. Dos victorias, dos empates y seis derrotas en los dos últimos meses han avocado al Guijuelo a una situación inimaginable a principio de campaña.