Martes, 18 de diciembre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

El Rastrillo Solidario de Manos Unidas encara su recta final con Zimbabwe en el pensamiento

Hasta la jornada del domingo se pueden encontrar en un antiguo local comercial de la calle San Juan multitud de productos

Hasta el próximo domingo 9 de diciembre se encuentra abierto en un antiguo local comercial de la calle San Juan (cercano a donde estuvo el año pasado) el tradicional Rastrillo Solidario organizado por la Delegación Diocesana de Manos Unidas con el objetivo de seguir recaudando fondos para el proyecto en el Tercer Mundo con el que está colaborando este año la Delegación.

El Rastrillo abrió sus puertas el pasado 28 de noviembre, momento desde el cual  todos los días de 11.00 a 13.30 y de 16.30 a 19.00 horas están a la venta una amplísima variedad de productos de todo tipo, siendo una buena opción para hacer algunas compras de cara a la época navideña, aunque sean pequeños obsequios.

Entre los objetos expuestos, los hay nuevos y de segunda mano, destacando como publicamos el día de su apertura una amplísima colección de figuras de santos y vírgenes que fueron donados a Manos Unidas tras el vaciado de una vivienda (muchas de esas figuras estaban envueltas originalmente). De igual modo, se puede encontrar una gran muestra de relojes, despertadores y aparatos de radio con múltiples diseños.

En el Rastrillo –que está atendido por voluntarias de Manos Unidas- hay de igual modo prendas de ropa, numerosas figuritas, bisutería, bolsos, adornos, libros, joyas, peluches, productos de Comercio Justo, o de Manos Unidas, incluido de la campaña 2019 de la entidad, dedicada a La Mujer en el Siglo XXI: Ni independiente, ni segura, ni con voz.

Todo lo que se recaude en este Mercadillo irá destinado al proyecto solidario con el que está colaborando este año la Delegación Diocesana de Manos Unidas: el empoderamiento de jóvenes vulnerables del distrito de Matobo (Zimbabwe), donde existe un 85% de desempleo juvenil. En este sentido, se busca mejorar la formación de unos 60 jóvenes pertenecientes a familias desestructuradas dentro de los programas de formación profesional que realizan las Hermanas de la Preciosísima Sangre.

Estos programas abarcan áreas como albañilería, carpintería, electricidad, corte y confección y catering, que precisan nuevas herramientas y maquinarias para poder ofrecer “una formación más completa” que permita a los jóvenes emprender su propio negocio o formar una cooperativa. En total –sumándolo a lo obtenido en la Operación Bocata, la Cena del Hambre, etc.-, Manos Unidas quiere recaudar 27.365€, el 88% del coste del proyecto.

Ver más imágenes: