Sábado, 15 de diciembre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Dromedarios gigantes, trenes, chimeneas o múltiples árboles inundan las calles de Ciudad Rodrigo

Este año ha habido más autonomía creativa y sólo una zona ha participado en los talleres promovidos por el Ayuntamiento

Las calles y plazas de Ciudad Rodrigo están cubiertas desde la jornada del miércoles por un amplio manto navideño, gracias al tradicional alumbrado que se encendió por primera vez este año a la caída de la noche, y a la decoración instalada en la vía pública en el marco del III Concurso de Decoración de Calles promovido por la Delegación de Comercio del Ayuntamiento.

Como ya avanzó el Consistorio en la jornada del martes, además de los establecimientos comerciales de varias zonas de la ciudad, este año se ha apuntado al Concurso la Asociación de Vecinos de San Andrés, que ha montado a las puertas de la Iglesia de San Andrés (enfrente de su Centro Cívico) un novedoso árbol hecho a base de botellas de plástico que está complementado con luces navideñas.

Dentro de la ordenación del Concurso, esa es la ‘Zona 3’, que fue durante la tarde del miércoles una de las paradas principales –además la AVV sirvió un pequeño convite- del jurado integrado por varios concejales del Ayuntamiento (Soraya Mangas, Azahara Martín, Begoña Moro, José Manuel Jerez y Beatriz Jorge Carpio), y por representantes de Afecir (Inmaculada Pascual) y Adecocir (Mari Luz Sánchez).

Durante esa ruta del jurado por las 8 zonas apuntadas, hubo otras 2 paradas principales. Por un lado, en la Zona 1, integrada por las calles Lorenza Iglesias, Cárcabas y Laguna, donde, además de forrar los árboles naturales de la vía como el año pasado, este año han apostado por unos árboles navideños de pequeño tamaño a las puertas de sus establecimientos con algún elemento distintivo de los mismos.

Por ejemplo, el Kiosco Al Cuadrado tiene una tarta de golosinas (con un cartel advirtiendo que son de mentira); la Farmacia De Cabo, antiguas cajitas de medicinas; y el Bar Camarosa, botellas y tapones de corcho. Además, todos los establecimientos cuentan con unos marcos interiores en sus escaparates para simular un ambiente nevado. En este sentido, cada establecimiento tiene unas alfombras por las que también se ha esparcido ‘nieve’. En una de esas alfombras, la de la Librería Garzón, se pudo ver en la tarde del miércoles a un jovencísimo Papá Noel.

La otra parada completa de la tarde del miércoles de la comitiva fue en la Zona 8, la calle Cadimus, donde hay un único establecimiento que tiene adornada su fachada. Enfrente de la misma actuó el grupo En3Jazz, que interpretó varios villancicos en las 8 zonas apuntadas al Concurso.

 

El resto de zonas

En las 5 restantes zonas, el jurado apenas se detuvo –salvo para escuchar a En3Jazz- debido a que las recorrerán en la tarde del próximo lunes 10 (debido a su extensión era imposible recorrerlas todas al completo en una misma tarde). En todo caso, pudieron ver qué es lo que ha preparado cada una de esas otras zonas.

En la Zona 2, que abarca las calles Santa Clara y San Fernando, este año han apostado por crear unos dromedarios y unos regalos gigantes que están en plena calle (en algunos casos hay camellos en el interior de los establecimientos). Como complemento, han decorado los escaparates con un gran lazo rojo (como si fueran para regalo), y han reutilizado los buzones del año pasado.

De hecho, entre el material de años anteriores y la habilidad que han ido adquiriendo los comerciantes, este año solo los de una zona han participado en los talleres promovidos por el Ayuntamiento y dirigidos por Nerea Montero para ayudarles en esta tarea. Se trata de los comercios de la Zona 4, la Avenida de Salamanca, que debuta en este Concurso con unas chimeneas.

En lo que respecta a la Zona 5, la Avenida de España, su elemento principal de este año son unos duendes con gorros navideños a las puertas de los establecimientos, que se complementan con ‘vegetación’ de color blanco. Además, han reutilizado algunos de los renos hechos con troncos de madera que usaron el año pasado.

Mientras, en la Zona 6, la Avenida de Portugal, este año cuentan con dos elementos distintivos: unos pórticos de entrada a cada establecimiento y unos trineos gigantes, en los que en la tarde del miércoles ya se hicieron unas cuantas fotos numerosos niños y trabajadores de los propios establecimientos del área.

Por último, queda la Zona 7, que abarca las calles Julián Sánchez, Cardenal Pacheco y la Plazuela del Buen Alcalde. En esta Zona, este año han apostado por trenes con diferentes diseños así como por unas originales señales ‘de tráfico’. Fue justamente en esta Zona donde En3Jazz realizó una de las actuaciones más complicadas de la tarde, debido a los vehículos que pasaban continuamente por Julián Sánchez al lado de los espectadores que querían seguir los villancicos.

La ruta de En3Jazz y del jurado llegó a su final en la Plaza Mayor, donde interpretaron varios villancicos junto al gran árbol instalado en el ágora mirobrigense. La Plaza Mayor no participa este año, al igual que tampoco lo hace la calle Madrid, pese a estar adornada con unos muñecos de nieve. Según expresó Soraya Mangas, la vía ha decidido no participar en el Concurso como muestra de su “descontento” con el Ayuntamiento por el retraso en las obras de la calle y las pérdidas que les acarrearon.

La decoración de las zonas que sí están apuntadas al Concurso debe permanecer instalada hasta después de Reyes.