Viernes, 20 de septiembre de 2019

Juan

Juan Gutiérrez, primero por la derecha abajo (concejales de la UCD 1979-1983

Ha sido para mí un placer hoy el poder recordar a Juan Gutiérrez, buena gente, con el que compartí penas y alegrías en el trascurrir de la-Primera Corporación Democrática- en el-Exmo Ayuntamiento de Salamanca- formando parte de la bien recordada-UCD-… allá ¡válgame Dios como pasa el tiempo!, por el año de 1979-1983.

Nació Juan en el pueblo salmantino de Villar de Peralonso en el año de 1926, pero fue a la escuela al anejo de Carrascal de Puertas y tuvo siempre en su recuerdo al maestro Don Franco. Cuando tenía nueve años de edad, su familia inicio el traslado a Salamanca y allí en el Instituto  terminó el Bachiller. Para posteriormente iniciar una larga singladura, no exenta tampoco de penas y alegrías, allá en su querido-Arrabal trastormesino-, trabajando en temas relacionados con la ganadería y la lechería.

-Hago aquí un inciso: Pues para Juan -el Arrabal- fue “uno de sus amores”, barrio al que conoció cuando él era niño, con muchas carencias pero pintoresco y amistoso. Con mucha gente amigos del alma: Poli “El Hojalatero”, “El Maraca”, Edu “El Pajero”… aquel barrio entrañable de chanfaina estupenda y del que él fue –Presidente- de la-Asociación de Vecinos-, y siendo socio fundador.

Decíamos… Que Juan se inició profesionalmente en ganadería-lechería, concretamente en el -Corralón de Buenaventura-, eran tiempos difíciles y tuvo que repartir mucha leche pura y… algunas veces con su “miaja” de agua. La vendía a 5 pesetas litro, pero él con mucha guasa me decía: “Que a él le habían contado que “primitivamente” la leche se vendía también el cuartillo a 25 céntimos en verano y a 30 en invierno, “estribando” la diferencia porque en verano no había estudiantes en Salamanca y en invierno estaba “plagado de ellos”.

Con entusiasmo manifiesto me contaba Juan en nuestra entrevista: De cómo habiendo cambiado de profesión, viajaba por toda la provincia salmantina, Zamora Ávila, Valladolid, Palencia, Segovia… ¡la intemerata de viajes! Pensiones a montones o comía o dormía donde buenamente podía y muchos kilómetros y muchos coches “gastados”, con admiración  por un cuatro-cuatro, ¡que ya lo tuviese ahora! (hacíamos la entrevista en el año 1995) por sus bondades. Luego dos “Seiscientos”, cuatro “Sincas” y un Gs, pasando  en casi todos de los doscientos mil kilómetros.

-Para Juan, que era por aquel- entonces Presidente de la Cofradía de la Encarnación (lo fue durante 14 años) y –Cofrade también de-La Santa Veracruz- desde que tenía 27 años de edad; la visita que realizó –Juan Pablo II- (ver foto) a Salamanca, significó para él un acontecimiento único e imborrable. Además se dio la feliz circunstancia de que Juan era-Concejal- del Ayuntamiento salmantino y tuvo el privilegio de poder estrechar su mano y además recibir como obsequio un rosario. Guardaba él como “oro en paño” una fotografía de aquel evento (que fue motivo de su orgullo y… del mío; pues también era-Concejal- en aquel entonces y tuve idéntico privilegio con el rosario, que aún conservo).

Cuando el bueno de Juan se jubiló pasó a vivir en Villares de la Reina pueblo cercano a Salamanca; justo al otro lado geográfico de “su” –Arrabal trastormesino-y así trascurrió su vida, entre paseos, vino  con los amigos, la tradicional-siesta española y lectura de la Prensa-de la que siempre fue asiduo-. (Lamentablemente me llega la triste noticia de que Juan está inmerso en la actualidad en ese grave enfermedad en que se pierden, la noción del tiempo, la realidad y los recuerdos y bien que lo siento).

Por ello y si pudiera le preguntaría a Juan siguiendo mí costumbre: Tú crees Juan que ¿España lograra ser el país más longevo del mundo en el año 2040?...  

-A Juan; que hizo oposiciones para la promoción de ventas en alimentación ganadera y que estuvo “compulsivamente” viajando durante 12 años por toda la geografía nacional y sobramanera como vecino que fue del-Arrabal del Puente Romano- al principio le causaría sorpresa la pregunta. Que aumentaría cuando le dijese que esta esperanza de vida: “Sera mayor que la de Japón. Pues los españoles vivirán una media de 86 años  dentro de sólo dos décadas, ello gracias a las mejoras del sistema de Salud y a la reducción de hábitos como el tabaco y la mala dieta de acuerdo con un estudio realizado por personas sabias, para paliar los efectos nefastos de los seis factores que marcan la trayectoria de las mortalidades prematuras en el Mundo: La Hipertensión, el índice de masa corporal, la hiperglucemia, el consumo de tabaco, el alcohol y la contaminación”.

Hubiera sido para mí un placer el poder charlar otra vez con el amigo Juan pero no será ello posible, pues ya he dicho su estado actual y lo lamento mucho: “Todos nosotros envejecemos y desaparecemos, pero podemos dirigir unas últimas y tímidas preguntas a la Ciencia… ¿Se podrá curar esta terrible enfermedad en que se pierden la noción del tiempo y los recuerdos? ¿Hay otra existencia? Y si la hay… Pero la Ciencia por lo  demás tan elocuente, es muy parca en palabras respecto a esta última y la más importante de las preguntas”.

Hoy yo, aún, me he permitido ¡recordar! la charla distendida y amable que hace mucho tiempo sostuve con un amigo. ¡Aleluya!

-Y vosotros no olvidéis: “Qué personas singulares, son aquellas que “pasaron por aquí” y dejaron su-HUELLA- (Pisada de la mujer o el hombre en la TIERRA). Pues eso.

  • Visita del Papa Juan Pablo II a Salamanca