Martes, 18 de diciembre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

El músico militar mirobrigense Ramón Masegosa Galán recibe un homenaje en Segovia

El homenaje fue promovido por la Coral Voces de Castilla que él creó en 1978, y dirigió hasta hace unos años

El músico militar mirobrigense Ramón Masegosa Galán recibió el pasado sábado un homenaje en Segovia, lugar donde reside, por su larga contribución al mundo de la música. Precisamente, el homenaje fue promovido por la coral segoviana Voces de Castilla que fundó en 1978 y que dirigió hasta hace unos años.

Nacido en Ciudad Rodrigo, Ramón Masegosa inició sus estudios simultaneándolos con los de música recibidos de su padre, que era músico militar de 1ª. El homenajeado finalizó la carrera de violín en el Conservatorio de Música Manuel de Falla en Cádiz, y se diplomó en Composición por el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid estudiando Historia, Estética y Folclore; Piano, y Dirección de Orquesta.

Además de fundar la Coral Voces de Castilla (que llegó a ser recibida por el Papa Juan Pablo II), Ramón Masegosa fue fundador del Conservatorio de Música de Segovia, fundador de la Federación Coral de Castilla y León, vicepresidente técnico de la Confederación Coral Española, fundador y director técnico y artístico de las Semanas de Música Sacra de Segovia, y profesor en múltiples cursos y seminarios.

En Ciudad Rodrigo, dirigió la Coral del Bicentenario y la Banda Municipal de Música durante la interpretación del Himno a Ciudad Rodrigo en los actos de conmemoración del Bicentenario de la Guerra de la Independencia a principios de la década.

El acto de homenaje del pasado sábado, desarrollado en el Conservatorio Profesional de Música de Segovia, contó con la participación de las sopranos Sara Materranz, Cristina del Barrio y M. Eugenia Barcia, del grupo TuttoVoce, la Coral Ágora, el Cuadro Lírico Julián Gayarre, Fernando Ortiz, el Grupo de Danzas ‘Emperador Teodosio’, y la mencionada Coral Voces de Castilla. La entrada al acto, al que se desplazaron varias personas desde Ciudad Rodrigo, fue libre y gratuita, aunque se hizo una colecta a favor de la Asociación Española contra el Cáncer.