Violencia de la Naturaleza

Pronto cesarán las lluvias, y los ríos volverán a su cauce normal. Pero, antes de que esto ocurra, contemplamos los destrozos ocasionados por la violencia de la Naturaleza. Algo está cambiando en su interior, quizá por nuestra forma de actuar. Caminamos por un planeta vivo, cuyo equilibrio depende de mismas las fuerzas que lo mantienen en tensión. Las heridas que se abren en la tierra, amenazan con tragarse nuestros sofisticados sistemas y, con ellos, la inteligencia que nos mueve hacia delante. Aunque la tierra nunca será destruida por la mano del hombre, sí pueden desaparecer determinados ecosistemas dando paso a otras formas de vida, donde el ser humano, quizá pierda la potestad de gobernar lo creado. 

        Manuel Lamas