Miércoles, 26 de febrero de 2020

Cinco años con mi periódico

Aportar positivas reflexiones de opinión al servicio de nuestros lectores

 

El viernes pasado, unas cincuenta personas, la mayoría de colaboradores de opinión del periódico digital Salamancartvhoy, nos encontrábamos reunidos en el hotel Tryp Montalvo, invitados por el director del periódico Miguel Corral, para un acto de agradecimiento a los colaboradores habituales.

Era la primera vez que nos encontrábamos. Estábamos felices de encontrarnos y reconocernos en presencia, los que hasta entonces sólo nos conocíamos en muchos casos por los escritos de colaboración en las columnas de opinión correspondientes.

Estábamos también gratamente sorprendidos por la presencia entre nosotros del anterior y primer director Juan Carlos López Pinto, que tuvo que dejar el cargo al verse afectado por un ictus, del que gracias a Dios se va viendo recuperado.

El acto comenzó con un saludo del director del periódico, y de tres significativos colaboradores por antigüedad o por alguna especial colaboración en modo distinguido. También dijo unas palabras el anterior director Juan Carlos.

A continuación, tomamos un vino español mientras conversábamos amigablemente. Y conforme íbamos marchando, recibíamos todos una placa recuerdo como signo permanente, expresión de este acto de agradecimiento.

Los intervinientes fueron recordando la cantidad de artículos que habían aportado a lo largo de los cinco años de existencia del periódico. Yo también he calculado los 350 artículos de colaboración aportados por mí en estos cinco años, desde aquel 31 de octubre de 2013, sin faltar a la cita, semana tras semana, con inmensos esfuerzos en muchas ocasiones, y con muchas horas de sueño robadas a la noche.

Cuando me invitó el director a colaborar, pensé que iba a ser una tarea imposible. Yo nunca había colaborado regularmente con ningún medio escrito. Él me diría más tarde que interesaba mucho mi colaboración, porque yo aporto temas que no son propuestos por ningún otro colaborador. El motivo es debido a mi condición de sacerdote católico, que muchas veces puedo tratar temas relacionados con la convivencia espiritual o religiosa.

La verdad es que mis colaboraciones no son habitualmente de esas dimensiones cercanas a los temas religiosos. Más bien toco temas de interés común, pero enfocándolos muchas veces desde la perspectiva religiosa, y acaso con criterios morales y religiosos de carácter cristiano.

Toco temas de iglesia, de diversas religiones o de ecumenismo, de fiestas religiosas o de acontecimientos culturales, en los que tanto abunda Salamanca. Muchos de los temas, la mayoría, son afrontados con sentido positivo, quizá animando a seguir adelante con la participación en el tipo de acontecimientos del que se trate. De hecho, mi columna se titula LUZ DEL AMANECER, es decir, aunque los sucesos tratados puedan tener aspectos más o menos negativos, quiero poner en ellos algún motivo de esperanza.

Aunque no falten a veces ciertos enfoques de crítica, con la propuesta de la conveniente corrección o superación. Confío en que mis aportaciones de colaboración sirvan positivamente a mis lectores. De hecho, existe la posibilidad de aportar respuesta positiva, de aceptación o alabanza, o negativa, en el sentido de crítica o desacuerdo.

Cuando empecé la colaboración, pensé que no iba a tener capacidad de permanecer mucho tiempo en la tarea. En realidad, me costaba mucho, tanto escoger los temas a tratar como trabajarlos y profundizar en ellos. Hoy estoy feliz de haber podido descubrir que soy capaz de mantenerme fiel durante tanto tiempo, semana tras semana, en esta tarea de aportar positivas reflexiones de opinión al servicio de nuestros lectores. Apuesto por otros cinco años.