Domingo, 16 de diciembre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

La popular ‘meona’ desaparece de los fosos de la muralla

La Concejalía de Obras del Ayuntamiento ha procedido a reparar la canaleta y a reconstruir la zona derribada

A la izquierda, la reparación adicional que se está haciendo en estos momentos como complemento a la reparación hecha a la derecha de la 'meona'

Los fosos de la muralla de Ciudad Rodrigo han dicho adiós en los últimos días a uno de sus elementos más peculiares, que se había ido generando con el paso del tiempo: la conocida como ‘meona’ situada en el tramo de los fosos comprendido entre las Puertas de Amayuelas y la Puerta de San Vicente (aproximadamente a mitad de trayecto, en la zona de la Brecha Grande).

Como explica el delegado de Obras del Ayuntamiento, Joaquín Pellicer, “la mal llamada meona” es en realidad “una canalización de drenaje” procedente de la Plazuela de Herrasti que en principio tenía que verter directamente (de forma no visible) a la canalización soterrada del foso.

Sin embargo, con el paso del tiempo, se habían ido deteriorando las canaletas de piedra por las que discurría el agua, metiéndose en la zona de cal y canto, lo que había ido provocando un progresivo derribo de la fábrica que componía la muralla en esa zona, como se puede comprobar en la imagen de la derecha, perteneciente a la fase inicial de la intervención.

La intervención que se ha realizado durante las últimas semanas ha tenido como objetivo ‘acabar con la meona’, empezando por “canalizar el agua de escorrentía”. En este sentido, se ha hecho una nueva canalización metiendo un nuevo drenaje a base de grava, que se ha conectado con el colector soterrado del foso. Una vez solucionado el problema, se ha reconstruido la parte de la muralla derribada, empleando sillares por delante, y gorrón y mortero de cemento y cal por detrás.

Producto de esta reparación, a partir de ahora, cuando llueva y se recoja agua desde la Plazuela de Herrasti, el agua irá directamente al colector soterrado, salvo cuando caiga lluvia de forma torrencial, que entonces saldrá hacia el foso por la canaleta que ha quedado habilitada. Como resalta Joaquín Pellicer, esta canaleta se ha reconstruido con las piezas originales que había, “que se han podido recuperar”.

El delegado de Obras del Ayuntamiento mirobrigense explica que la intervención se ha realizado en este momento aprovechando que a los trabajadores (dos oficiales y un peón) que estaban realizando la reparación del muro de contención de la calzada de la Cuesta de Santiago “se les da muy bien trabajar con la piedra, con la sillería de Ciudad Rodrigo”. De este modo, como la obra de la meona ya estaba planteada “y teníamos la autorización de la Patrimonio”, se ha decidido hacerla desaparecer ahora.

Aprovechando la intervención en ese lugar, el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo ha decidido hacer una reparación adicional a escasos metros, para actuar en una zona deteriorada, como indica Joaquín Pellicer. En este sentido, se han colocado las piedras que había, se la ha hecho recrecer un poco mediante gorrón, y se ha tapado un punto donde ya se habían desprendido varias piedras. Así, se evita que el agua se pueda introducir y provocar un deterioro como el que se ha solucionado justo al lado.