Domingo, 16 de diciembre de 2018

A por la dama del bosque

El Club Español del Epagneul Bretón organiza los días 6 y 7 de diciembre en León pruebas de Caza Práctica sobre becadas para razas continentales 
Un bretón cobrando una becada / FOTOS: LUIS FUENTES

Me gustan los perros de muestra y me gustan por encima del resto de razas, me gustan también las pruebas de trabajo para perros de muestra, por eso un día me hice juez para dichas pruebas. Me gustan  tanto las Disciplinas Básicas como las Disciplinas Superiores;  de las primeras  me resulta especial el Diploma de Iniciación, pues siempre me ha sido muy bondadoso; cuando el Pointer Club Español hacía las selectivas de la raza para el trofeo Jóvenes Promesas fui siete años consecutivos (de 2005 a 2011) a Galicia a juzgar el DI de aquella delegación, cuatro años a Castro de Rey  (Lugo)  y tres años a Lalín (Pontevedra).La bondad de esta prueba para conmigo  viene dada porque en aquellas pruebas pude  ver, juzgar y seleccionar perros que luego fueron exponentes de raza al máximo nivel, tales como Devil dos Potinhos, sin duda el pointer con más clase que ha nacido en Portugal, que luego terminó en el furgón del italiano Rudi Lombardi lo que confirma su condición de galáctico pues solo los ‘zidanes’ tienen sitio en ese furgón, nunca los "pavones". Otro pointer, Agra da Torres da Varela, campeona, luego, de España e Internacional de Busca de Caza, como Gross otro pointer que aunque nacido en Galicia ha ganado hace un mes  el Campeonato del Mundo de perros de muestra bajo bandera portuguesa al ser del país vecino su dueño actual; varios pointers más del afijo Pasarín , Druida, Grama o Duque, todos ellos con innumerables resultados  del más alto nivel en las grandes pruebas.  En 2012 en esta misma prueba correspondiente a la delegación de Castilla y León en Castronuevo de Esqueva (Valladolid) se presentó la hembra Cuca´s Merilin  que seleccioné y que  luego ganaría la Copa de Europa de Gran Busca en 2015 en tierras gaditanas de Paterna de Ribera. Quizás, por esto, el DI sea mi prueba talismán.

Las pruebas de Disciplinas Superiores me gustan todas, desde la Caza Práctica a la Gran Busca, pasando por la Clásica de Codorniz, las de Montaña o las de Becadas. ¿Qué decir de las pruebas de Becadas? Difícil describir lo que se siente cuando te adentras en el bosque y mandas soltar los perros sabiendo que el objetivo es hallar, quizás en lo más recóndito del mismo, la Becada, la ‘Pajarona’ como a mí me gusta llamarla. No he descubierto , aún, sonido más arrebatador en el campo que el aleteo de una becada en medio del robledal, un sonido siempre sorpresivo, potente, apresurado, desesperado,  tratando de poner ramaje o  maleza de por medio en su afán de huir; ese cloc, cloc, cloc, cloc no tiene parangón alguno, para mí, con cualquier otro sonido campero.

Hace escasos días recibí invitación del presidente del Club Español del Epagneul Bretón para juzgar una de éstas pruebas, Caza Práctica, para razas Continentales en León los días 6 y 7 de diciembre. Volver a la capital del Reino o a cualquiera de sus pueblos siempre es un placer inmenso, por muchas razones, máxime si es para juzgar una prueba de Becadas. Tras mis experiencias de hace algunos años en la Reserva Nacional del Saja juzgando razas británicas ahora es el momento de ver caer algún mito, juzgando razas continentales, como pudiera ser que  el setter  sea el perro becadero  por excelencia, que si lo fuera por ser la raza que más ejemplares aporta a la caza de ésta especie no lo sería por que otras razas no sean óptimas para cazar esa misma especie.

La misma tarde que recibí la invitación planteé en el trabajo la petición de las vacaciones correspondientes y aunque hubo quien se llevó las manos a la cabeza argumentando que eran fechas muy malas para vacacionar (como si las hubiese buenas para alguna empresa) tras una conversación posterior con la dirección   quedó todo resuelto y aquella misma noche confirmé mi asistencia a la prueba. Al fin y al cabo las becadas llegan a España en esta época del año y permanecen con nosotros hasta primeros de marzo con lo cual hacer pruebas sobre ellas en otra época del año sería tontería; tienen que ser por ahora sí o sí.

Por lo tanto los terrenos de la tierra de Sahagún entre pinos y robles serán el escenario para ver las evoluciones de los perros continentales, supongo que principalmente bretones, en unas pruebas que serán el inicio de otras posteriores por otros lugares de la geografía nacional. Aunque la espera es larga la marcha atrás ha comenzado.

*Juez Internacional Canino