Martes, 23 de julio de 2019

Jesús, la buena noticia

Jesús, la Buena noticia. Este es título del libro. Jesús no es simplemente buena noticia, es La Buena noticia. Somos conscientes que a través del basto y complicado mundo de la información, circulan todos los días millones de noticias, unas buenas y otras malas. Apenas reparamos en una, cuando ya nos llega otra, que por su importancia y contenido es capaz de reemplazar a la anterior. Vivimos en un mundo lleno, abarrotado, hinchado de noticias, que no tenemos tiempo de digerir y analizar. Esto da ocasión a que ignoremos contenidos de verdad importantes, a veces incluso vitales, y sin embargo nos quedemos prendidos y prendados del contenido circunstancial y a veces nocivo, de otras noticias que no sólo no aportan nada sino que nos pueden dañar.

Lo cierto es que estamos saturados (en el mejor de los casos) de información, con riesgo cierto de llegar a embotar nuestra mente y obnubilar nuestra capacidad crítica. Esto no es sin más un daño colateral propio del tiempo que nos toca vivir, sino que en manos expertas e interesadas se convierte en un arma de manipulación de las conciencias (daño directo e intencionado). Es por eso que necesitamos despertar, afinar nuestro sentido crítico, pautar la cantidad y calidad de información que aceptamos, cribarla y digerirla, contrastarla y finalmente aceptarla u olvidarla. Es este un proceso profundamente humano e inteligente que nos permite mantener vivo el criterio sobre los valores que rigen nuestra vida. Y es un acto de libertad plena que nadie puede hacer por nosotros.

Dicho esto, nos atrevemos a decir que, desde hace 2000 años, viene resonando en nuestro mundo una Palabra (Jesús de Nazaret) hecha de muchas voces (Evangelistas, apóstoles, discípulos) que ha cruzado nuestro mundo de Norte a Sur y de Este a Oeste. El contenido de esta Palabra hecha carne humana en Jesús, es ni más ni menos que Dios mismo, es su pensamiento, sus sentimientos, sus objetivos (Jn 12,49). En este sentido, el Evangelio (Buena Nueva) es «la» noticia que todos estamos esperando. La única buena noticia que Dios mismo puede darnos, al asegurar en boca de Jesús, que es nuestro Padre y que hace maravillas para aquellos que creen en Él. Tenemos una herencia de gracia y bendición, tenemos un orden y un sentido de vida, tenemos una verdad que ilumina las tinieblas de nuestra ignorancia, tenemos una vida que nos trasciende en felicidad.

Este libro, escrito por mí,  ha sido realizado con el objetivo de llevar a la vida de cada lector, esa «buena noticia» que es el Evangelio para que viendo y oyendo crean y así su dicha y la nuestra sean completas.

El próximo jueves, 15 de noviembre, lo presentaré a las 20:00h en el salón de los PP. Carmelitas de la C/ Zamora, 59. Bienvenidos todos los que deseen y puedan participar de este evento.