Viernes, 16 de noviembre de 2018

Detenido un francotirador que quería asesinar a Pedro Sánchez por la exhumación de Franco

Arresto en Terrasa de Manuel Murillo Sánchez, de 63 años, avezado tirador y dispuesto, ha declarado, a “sacrificarse por España”

Tanto los Mossos como el Ministerio del Interior investigan ahora cómo de avanzados estaban los planes de Murillo para asesinar a Sánchez y si contaba con ayuda externa

Los Mossos d'Esquadra han detenido en Terrasa a un experimentado francotirador que pretendía matar a Pedro Sánchez como venganza por exhumar los restos de Francisco Franco.

Según fuentes de la investigación, se trata de Manuel Murillo Sánchez, de 63 años, avezado tirador y dispuesto, ha declarado, a «sacrificarse por España». Los agentes han encontrado en su casa un verdadero arsenal compuestos por 16 armas (casi todas operativas), entre ellas rifles de precisión y un subfusil de asalto. El detenido, muy conocido entre ambientes ultraderechistas catalanes, es vigilante de seguridad.

La alerta sobre el intento de atentado la dio un participante en un grupo de WhatsApp en el que participaba Murillo. En ese chat desveló sus planes para matar a «ese rojo de mierda» y pidió ayuda a otros participantes del grupo para poder llevar a cabo sus planes.

La detención de este individuo, que se encuentra en la actualidad en el Centro Penitenciario de Brians-2, fue inmediatamente comunicada al equipo de seguridad de Moncloa, que ha preferido mantener el asunto en secreto hasta este martes, cuando ha querido destacar «que en ningún caso se ha visto comprometida la seguridad del presidente. Este tipo de amenazas es una constante a la que, por supuesto, no debemos acostumbrarnos. Además de agradecer las muestras de solidaridad recibidas, es necesario seguir trabajando por la serenidad en el debate político». Tanto los Mossos como el Ministerio del Interior investigan ahora cómo de avanzados estaban los planes de Murillo para asesinar a Sánchez y si contaba con ayuda externa.

Según el diario Público, que adelantó este jueves la noticia, los investigadores, que consideran al detenido un 'lobo solitario' sin antecedentes penales, destacan su obsesión con Pedro Sánchez y su pericia como tirador, hasta el punto de estar entre los mejores del Club de Tiro Olímpico del Vallés. Los Mossos creen que su determinación para asesinar al presidente era real, ya que, dada su falta de pericia con internet, había solicitado a varios participantes del chat de WhatsApp que le consiguieran en la red la agenda de Sánchez.

Murillo fue detenido el 19 de septiembre en su domicilio. Los Mossos presentaron el caso ante la Audiencia Nacional, que rechazó la competencia, que quedó en el Juzgado 3 de Terrasa, ya que consideró que no se trataba de un atentado terrorista, sino de una «proposición de homicidio de autoridad», con «tenencia ilícita» de un «depósito de armas». El francotirador está acusado formalmente de delitos de conspiración para atentar contra la autoridad con uso de arma, incitación al odio, amenazas graves y tenencia de armas, municiones y explosivos, según ha informado Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). El tribunal ha explicado que el el detenido ingresó en prisión el pasado 21 de septiembre por orden del juzgado de instrucción número 4 de Terrassa, que investigaba el caso y que ratificó su decisión el 4 de octubre.