Viernes, 16 de noviembre de 2018

El Edificio Histórico de la USAL y el Colegio Fonseca se suman al patrimonio accesible para todos

Proyectos ejecutados "gracias a la generosidad y al mecenazgo de la Fundación ACS", subrayó el rector de la USAL

El rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, y el vicepresidente del Grupo ACS, Antonio García Ferrer, en la rueda de prensa de este miércoles. Foto de Alberto Martín

El rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, y el vicepresidente del Grupo ACS, Antonio García Ferrer, han presentado las actuaciones acometidas para mejorar la accesibilidad integral del Edificio Histórico de las Escuelas Mayores y del Colegio Mayor Arzobispo Fonseca, "dos edificios emblemáticos" y que a partir de ahora serán accesibles también para las personas con movilidad reducida. Las obras, con una aportación de 200.000 euros, han sido posibles gracias “a la generosidad y al mecenazgo de ACS”, subrayó el rector.

Al encuentro con los medios de comunicación han asistido también el director de la Fundación ACS, José Mayor Oreja; el vicerrector de Economía, Javier González Benito; el exdirector de la Fundación ACS, Francisco Menor; los arquitectos Carlos Rojas (Fundación ACS) y Eduardo Dorado (Universidad de Salamanca); y el director del Servicio de Colegios y Residencias Universitarias, Javier Melgosa.

Ambos proyectos han sido fruto del convenio de colaboración suscrito el pasado año por el Estudio salmantino y la Fundación ACS, enmarcado en la línea del programa de la conmemoración del VIII Centenario encaminada a rehabilitar el patrimonio histórico y las infraestructuras de la Universidad y, más concretamente, a ejecutar planes de mejora de la accesibilidad de los edificios históricos.

En este sentido, la Fundación ACS ha financiado los costes de elaboración y de ejecución de estos dos proyectos de accesibilidad, por un importe de 250.000 €, desarrollados en colaboración con la Unidad Técnica de la Universidad de Salamanca.

Ambos proyectos de ejecución de accesibilidad integral a personas con movilidad reducida plantean una intervención en el conjunto arquitectónico que trata de salvar las barreras arquitectónicas existentes en el acceso, así como en patios y accesos a las distintas dependencias colindantes a los mismos. Trata además de establecer actuaciones marcadas por la homogeneidad estética y que tengan en la medida de lo posible carácter desmontable.

Así sucede en el caso del acceso a las salas situadas en torno al patio de las Escuelas Mayores además del elevador situado en el propio patio y el cambio de rampa.

En lo que se refiere al Colegio Mayor Arzobispo Fonseca, la intervención incluye el acceso desde las calles Espejo y Fonseca, la remodelación del acceso principal, los aseos y el acceso al restaurante y a los salones de actos y Pinturas. De igual modo, salva el desnivel en el salón de la chimenea y el existente en el paso del claustro al pasillo.

Fotos de Alberto Martín