Sábado, 17 de noviembre de 2018
Béjar al día

El cementerio de San Miguel una vuelta al espíritu del romanticismo

La visita al cementerio puede hacerse este año dejándose guiar por los trípticos editados con los panteones y los bejaranos ilustres

Izd. Panteón de Vicente Cid, dcha. Panteón de la Viuda Galindo

Gil Laso Fraile y Francisco González Clemente han sido incorporados a la sala de Bejaranos Ilustres del cementerio de San Miguel, un espacio dedicado a recordar a aquellas personas que han destacado en la ciudad por sus trabajos o méritos personales y están enterrados en Béjar.

El pasado día 16 de octubre, parte del equipo de Gobierno se reunió con la familia de Gil Laso y una representación de la Fundación González Clemente para hacer públicas estas incorporaciones a los paneles de la sala que se encuentra en la entrada principal del camposanto, donde los visitantes pueden encontrar a 22 personajes con una breve descripción de sus biografías y un plano del lugar en el que se encuentran ubicadas sus sepulturas.

De Gil Laso se ha añadido a dicho panel que destacó como escultor nacido en la localidad de Valdunciel. Durante toda su vida se dedicó a la talla de la madera con resultados sobresalientes. Entre los numerosos trabajos en colecciones privadas y en iglesias destaca la soberbia reconstrucción de los laterales del altar mayor en el Santuario de El Castañar.

Francisco González Clemente reza como nacido en 1860 y fallecido en 1952. Nació en la localidad cacereña de La Abadía y ejerció durante años como médico y forense en Béjar, su ciudad de adopción. Al inicio de la Guerra civil se le destituyó del cargo de médico de Valdesangil. Legó a la ciudad su finca de la Peña de la Cruz, fundándose en ella un patronato para su explotación benéfica.

Entre los personajes se pueden ver a alcaldes, médicos, farmacéuticos, escultores, escritores, fotógrafos, periodistas, diplomáticos, un fotógrafo, un herrero convertido en héroe, un director de la banda de música, un filósofo y hasta un duque y una única mujer, Aurora Calvo, meritoria por su santidad.

El Ayuntamiento tiene en marcha el proyecto de un recorrido por los diez panteones históricos, que se encuentran en seis de los patios del cementerio de Béjar, entre los que están el de García Herrera, un empresario dedicado a la fabricación de paños y de harina; el de Carlota Hernández Bueno, probablemente el más antiguo, fechado en 1866; el de la Viuda de Galindo, construido por los hermanos Galindo Pamo, que sigue el modelo de capilla panteón con diseño de José Mañés, con un aire gótico de toque musulmán por la puerta ojival peraltada bajo el remate de la cornisa apuntada; el de José Rodríguez en el que se combinan el historicismo arquitectónico bajomedieval con el neoclasicismo, construido en 1879 por los hijos del fabricante José de la Cruz Rodríguez y Josefa Alonso; el de la familia Rodríguez Arias, levantado por iniciativa de Cipriano Rodríguez-Arias, decorado con remates considerados como una de las primeras obras de juventud del escultor Mateo Hernández; el de Vicente Cid uno de los más eclécticos, diseñado por el maestro de obras Manuel Dorado en 1874 con una portada de estilo neogótico, muy de moda en esa época y con adornos  metálicos en forma de ánfora y motivos floreados flanqueando la entrada; el de Miguel Comadrán Chermá que fue fabricante y escultor nacido en Cataluña y afincado en Béjar, en el que destacan dos bustos de él y de su esposa realizados por el propio Comadrán; el de Tomás Hernández-Agero, construido en 1925 después de que este fabricante levantara en la Calle Mayor uno de los edificios más significativos de la ciudad; el de Gómez Rodulfo de inspiración románica con las iniciales sobre la entrada D.O.M. (Deo Optimo Máximo), una frase latina que originariamente significaba ‘Para el más grande y mejor dios’ en referencia a Júpiter y posteriormente cuando Roma abraza el cristianismo cambia su significado por ‘Para Dios el Mejor y más Grande’;  y finalmente el de José Rodríguez Yagüe, fabricante, alcalde y senador, que comparte morada con los restos de algunos políticos y personalidades bejaranas como Nicolás Rodríguez Vidal.

Este recorrido junto al de las sepulturas de los bejaranos ilustres puede realizarse con los dos trípticos con planos y dibujos realizados por Óscar Rivadeneyra, de cuyas líneas se ha obtenido este extracto.

  • Equipo de Gobierno junto a la familia de Gil Laso y representantes de la Fundación González Clemente
  • Panteón de la familia Rodríguez-Arias
  • Panteón de José Rodríguez Yagüe