Martes, 21 de enero de 2020

Prendas imprescindibles que un ciclista no debe olvidar

Si queremos mejorar al mando de nuestra bicicleta, aparte del entrenamiento, ciertos elementos pueden darnos una pequeña ventaja

Existe toda una selección de prendas específicas para ciclistas que quieren dar un paso más allá en su experiencia habitual. La mayor parte de ellas no solo resultará más atractiva a efectos visuales, sino que hará que el viaje sea cómodo, facilitando así una mejor concentración durante toda la carrera.

Tanto para aquellos usuarios de carretera, de montaña o incluso para aficionados que usan su bicicleta para ir a trabajar, un equipamiento apropiado puede marcar la diferencia.

¿Qué prendas tenemos que tener en cuenta al preparar nuestra equipación?

Con ciertos elementos no solo ganaremos en resistencia o velocidad, sino en confort y, por tanto, podremos alargar nuestras marchas más allá de lo habitual.

1. Los maillots y los culotes: dos desconocidos por los principiantes

Cuando vamos con prendas sueltas, el viento genera una enorme fricción contra ellas y reduce nuestra velocidad significativamente. Aunque no sea necesario buscarse un maillot apretado y recubierto de logotipos de empresas que no nos interesan, existe una gran variedad de modelos que puede adaptarse a nuestro gusto y que nos dará esa ventaja adicional en la carrera o en un paseo.

Además, este tipo de ropa de ciclismo está preparada para todo tipo de climas y temporadas del año, por lo que podremos escoger aquella que se adapte a nuestras circunstancias sin la necesidad de incorporar una enorme cantidad de capas que en última instancia dificultan la transpiración adecuada. Los tejidos técnicos mejoran el rendimiento al evacuar la transpiración para mantenernos más secos.

Por otro lado, tenemos los culotes, que se diferencian de los pantalones cortos de calle principalmente por ofrecer una mayor libertad de movimiento gracias a una enorme elasticidad y un acolchamiento en la entrepierna que reduce la fricción con el sillín. Lo ideal es probar varios modelos para determinar qué estilo de acolchado se adapta mejor a nuestra anatomía.

2. El calzado perfecto para el ciclismo

En este apartado tenemos que considerar cuáles son las zapatillas de ciclismo perfectas, así como los calcetines más adecuados para optimizar el conjunto. A la hora de elegir calzado podemos tener en cuenta dos formas de segmentar las opciones que existen:

Por un lado, tenemos que tener presente si vamos a utilizar pedales clásicos o automáticos para poder seleccionar aquellos zapatos que encajen en sus correspondientes calas (las más comunes son las calas de Shimano Pedal Dynamics o SPD) y que mejor se adapten a nuestro estilo de pedaleo.

Si en cambio nos centramos en el tipo de ciclismo, los ciclistas dedicados a la carretera deben buscar un modelo ligero y aerodinámico, mientras que los ciclistas centrados en la montaña necesitan zapatos con suelas duraderas que ofrezcan suficiente agarre anti-deslizamiento en el caso de tener que apoyarse en el suelo.

Para los ciclistas ocasionales, como aquellos que usan la bicicleta para ir a su trabajo, quizá un estilo deportivo sea lo ideal, dado que podría resultar perfecto tanto para el tiempo de rodaje como para el rato de descanso en la oficina o por ocio.

En cuanto a los calcetines, hemos de tener en cuenta que los pies suelen sudar bastante y las botas tienden a ser poco transpirables, acumulando líquidos cuando hacemos un gran esfuerzo. En invierno puede ser molesto y podemos acabar mojados si llueve, y en verano nos pueden salir ampollas salvo que utilicemos materiales que faciliten en la medida de lo posible la transpiración. Por estos motivos, los calcetines de algodón no suelen ser muy buena idea cuando hablamos de ciclismo.

Si tenemos un buen presupuesto o algún problema de alergias, usar la lana merino es una alternativa a los productos sintéticos, dado que no absorbe la humedad y se seca rápidamente, resultando perfecta para cruzar un arroyo de vez en cuando o para una tormenta de lluvia inesperada.

3. Las manos y los guantes: muchas veces olvidados

Similar a lo que ocurre con la ropa, muchos ciclistas optan por ir con las manos al descubierto cuando montan en bicicleta durante sus largos recorridos. No es necesario invertir una gran cantidad en unos buenos guantes, ya que en tiendas especializadas como Bikeinn es posible encontrarlos de muy buena calidad en el rango de los 10 o 20 euros y que se ajusten perfectamente a nuestras manos.

Si no tienes por costumbre usar guantes, probablemente te darás cuenta después de un largo viaje que tus manos sufren bastante por culpa de la vibración en la carretera, un problema que quizá pase desapercibido en las primeras sesiones. Sin embargo, basta con probar unos guantes para rápidamente agradecerles cómo absorben la tracción en lugar de nuestras delicadas palmas.

Las preferencias personales son un factor clave en este aspecto, así que depende de uno hacer un esfuerzo y probarse varios modelos antes de encontrar unos guantes que se ajusten bien. No debemos olvidar que la mayoría de los guantes se estiran un poco con el tiempo, aunque tampoco deben quedar demasiado apretados como para que corten la circulación.