Sánchez Melgar defiende los gabinetes de comunicación en Justicia para evitar filtraciones y juicios paralelos

El magistrado del Supremo manifiesta que la Justicia ha demostrado que funciona, resuelve asuntos complicados y es igual para todos
El magistrado Julián Sánchez Melgar, en la jornada de la ASPE y la Fundación Torre del Clavero. Fotos: Alberto Martín

Julián Sánchez Melgar, exfiscal general del Estado y magistrado del Tribunal Supremo ha participado en la jornada ‘Informar en justicia: Juicios paralelos e influencia mediática’, organizada por la Asociación Salmantina de Periodistas, ASPE, y la Fundación Torre del Clavero.  

La Justicia “interesa a los ciudadanos”, ha afirmado Sánchez Melgar, que ha incidido en la necesidad de que la información del ámbito judicial llegue a los ciudadanos “de manera fiable, imparcial y comprensible”. Para ello defiende que sean los gabinetes de comunicación de Justicia los encargados de ofrecer esa información a los medios y evitar juicios paralelos, filtraciones y para salvaguardar el principio de presunción de inocencia.  El magistrado considera que los gabinetes tienen que ser “los intermediarios” entre la Justicia o la Fiscalía y los medios de comunicación, “aunque el profesional de la información pueda recurrir a otras fuentes”.

Para el magistrado, se trata de ofrecer al ciudadano una información fiable, porque considera que las filtraciones y los juicios paralelos “hacen mucho daño a la imagen de la Justicia”.  Refiriéndose a la entrada de Rodrigo Rato hoy en prisión, afirmó que la Justicia ha demostrado que funciona, resuelve asuntos complicados y es igual para todos.


“La difamación no puede salir gratis”

Sobre la censura, el magistrado manifiesta que hablar de que existe ahora “es complicado, por no decir que imposible”. En este sentido, manifestó que el derecho a la información que recoge la Constitución ya tiene sus límites en los delitos de injurias, calumnias o cuando se produce una intromisión en el honor. Sin embargo, Sánchez Melgar sí dejó claro que hay que diferenciar entre la crítica y la difamación, que no puede salir gratis.  Sobre la libertad de información en España y los posibles riesgos, aseguró que no está en peligro, aunque apuesta por la autorregulación de los medios de comunicación “para evitar juicios paralelos”.

El magistrado participó en una mesa redonda moderada por la profesora de Comunicación Audiovisual de la USAL, Milagros García Gajate; la periodista y analista política Carmen del Riego y la profesora de Derecho de la Información de la UPSA, Mercedes Ramos.

Fotos: Alberto Martín