Miércoles, 21 de noviembre de 2018

El interior portugués se moviliza contra la pérdida de servicios públicos

La supresión anunciada por CTT- Correios de Portugal afectaría a Manteigas, Belmonte, Figueira de Castelo Rodrigo y Fornos de Algodres, dejando sin servicio a 22 mil particulares, además de entidades públicas y empresas

Anunciado el cierre de oficinas de correos en localidades de la Beira portuguesa/ Imagen: CTT-Correios de Portugal

Primero fue el anuncio del cierre de las oficinas de correos (CTT) de Manteigas y Fornos de Algodres, municipios del distrito de Guarda. En los últimos días, CTT-Correios de Portugal ha informado sobre su intención de cerrar también las oficinas de Figueira de Castelo Rodrigo, también en el distrito de Guarda, y de Belmonte, ya en el distrito de Castelo Branco. En total, estos cuatro concejos portugueses suman casi 22 mil habitantes repartidos en 38 localidades. 

Las oficinas de correos en Portugal no solo prestan servicio postal, logístico y de comunicaciones, sino que son verdaderos operadores multiservicio, donde realizar todo tipo de gestiones, como el pago de impuestos, gestiones bancarias, pago de multas, gestión de peajes, compra de entradas para espectáculos, compra de libros, etcétera. Incluso, ofrecen, según su propia página web, “productos financieros de proximidad”; asegurando también que la relación que desean mantener con el cliente es de “confianza y cercanía”, asumiendo su papel en relación a su responsabilidad social.

Los ayuntamientos de los municipios afectados por la eventual supresión de estos servicios, apoyados por la comunidad intermunicipal a la que pertenecen, la Comunidad Intermunicipal Beiras y Serra da Estela (CIM-BSE), han iniciado una serie de actuaciones tendentes, por un lado, a movilizar a la ciudadanía contra el cierre, convocando manifestaciones de rechazo a esta medida. Por otro lado, según informa Carlos Martins, secretario ejecutivo de la CIM-BSE, los presidentes de las cámaras municipales afectadas se han puesto en contacto con el gobierno portugués, con el presidente de la República y con el presidente del Parlamento portugués para hacerles sensibles ante esta cuestión y para conseguir su apoyo en cuanto a la exigencia del cumplimiento de contrato que CTT- Correios de Portugal mantiene como concesionaria del servicio público postal nacional.

En la conversación que Salamanca al Día ha mantenido con Carlos Martins, como representante de la CIM-BSE, también ha sido informada de la ‘providencia cautelar’ que esta institución supramunicipal ha interpuesto en los tribunales, con el fin de conseguir que el poder judicial considere incumplimiento de contrato la supresión de estos servicios en determinados territorios del estado, ya que CTT es la concesionaria del servicio a nivel estatal.

Más allá de las acciones legales pertinentes, Carlos Martins ha declarado que “la movilización de la población en contra del cierre es fundamental, para demostrar que es un servicio muy necesario”.

Este periódico ha entrado en contacto también con CTT-Correios de Portugal en varias ocasiones y por diferentes medios, con el objetivo de obtener la confirmación o no de los anuncios de cierre de estas cuatro oficinas, la explicación de sus motivos y si la concesionaria pretende cerrar más oficinas en otras localidades. A día de hoy no ha obtenido ninguna respuesta.

CTT-Correios de Portugal goza de una posición única en el mercado de los servicios postales portugueses, liderando este mercado, y constituyéndose como operador postal de referencia en el mercado ibérico. Tiene un gran impacto en la sociedad portuguesa, con presencia en todo el territorio nacional y también en algunos mercados internacionales.

La realidad de la población de estos territorios portugueses rurales, con demarcaciones territoriales muy amplias, cuyos habitantes tienen como referencia la capital del concejo para ir a realizar todo tipo de gestiones presenciales, hace que la relación con los CTT sea muy próxima. La población del Portugal interior, al igual que la del interior español, es una población dispersa y envejecida, que tiene mayores dificultades para acceder a las nuevas tecnologías para realizar trámites cotidianos.

El cierre de oficinas CTT, un servicio emblemático para estos habitantes, es un peso más que cae en el saco de la pérdida de servicios a que se enfrenta el Portugal rural. Muchas oficinas bancarias han cerrado estos últimos años en estas regiones, aun teniendo un elevado volumen de transacciones. Los peajes desmotivan a los propios portugueses del litoral a acercarse a estos territorios interiores, aunque la mayoría de ellos tenga aquí sus raíces. La renta per cápita es menor aquí que en la franja occidental del país. Las inversiones empresariales privadas también se localizan predominantemente en el litoral. El transporte público y los servicios sanitarios se recortan paulatinamente.

El interior resiste, reclama, aunque la realidad refleje una situación cada vez más difícil, no ya para atraer personas e inversores, -tan necesarios-, sino, al menos, para fijar población.

Ya se han realizado manifestaciones en los otros concejos afectados por este anuncio de cierre. Hoy se manifiestan los habitantes de todo el concejo de Figueira de Castelo Rodrigo.