Miércoles, 13 de noviembre de 2019

Amador González de la Nava nos descubre ‘El camino del ajedrez’ a través de un libro divulgativo

Paula Álvarez ha sido la encargada de ilustrarlo basándose en el incunable de Luis Ramírez Lucena El arte del ajedrez, incluido en la Biblioteca de la Usal, editora del volumen
De las Heras, Paula Álvarez, Amador González, Cabero y Becedas, en la presentación. Fotos: Alberto Martín

Con el vicerrector de Política Académica y Participación Social de la Universidad de Salamanca, Enrique Cabero, la directora de la Biblioteca General  Histórica de la Usal, Margarita Becedas y el director del Servicio de Publicaciones de la Universidad de Salamanca, José Luis de las Heras, como maestros de ceremonias, y con los representantes del ajedrez salmantinos, nacional e internacional como el campeón del Mundo afincado en Salamanca Vesselin Topalov, entre otros, la Biblioteca Histórica de la Universidad se convertía esta mañana en el escenario perfecto para la presentación del libro ‘El camino del Ajedrez’, del maestro internacional Amador González de la Nava, con ilustraciones y figuras de Paula Álvarez Rodríguez, alumna de Bellas Artes.

La obra se incluye en la colección VIII Centenario y tiene, tal y como confesaba el autor, un carácter, sobre todo, divulgativo. Y se puso de largo en el mejor escenario pues en la Biblioteca de la Usal se guarda el libro El arte del ajedrez, incunable de Luis Rodríguez Lucena, que cambió las normas del ajedrez y marcó las directrices de la modernidad referida a esta disciplina.

Fue en el S XV, con la publicación de El Arte del ajedrez, cuando se marcan las reglas del ajedrez moderno, dotando de mayor movilidad al alfil y se incorpora la Dama, presumiblemente en honor de Isabel La Católica. El libro se publicó en Salamanca, en torno a 1.497. El libro de González de la Nava se divide en tres partes. En la primera se recorre los orígenes del juego en la India hasta nuestros días, en la segunda se presentan los principios estratégicos y tácticos y en la tercera se realiza, a través de casos prácticos, un estudio de las aperturas que ya Lucena presentaba en su libro.

Sin embargo, el autor reconocía que el afan divulgativo de la obra permite que sea accesible para todas las edades, para despertar esa curiosidad por aprender el juego y disfrutar de él. Por su parte, la joven ilustradora de la obra reconocía que se había basado también en la obra de Lucena a la hora de elaborar las ilustraciones.

Fotos: Alberto Martín