Homero estaría contento, seguro

Después de arreglar poner un poco de orden y recoger del suelo los globos que adornan el escaparate con motivos del Día del cáncer de mama, cerré la tienda a las ocho y media y me fui a la Sala de la Palabra del Liceo. Allí se hospedaba por un ratito la poesía. Llegué tarde pero ser autónomo es lo que tiene, no tienes medida y el tiempo te hace trastabillar los deseos. Basta con que tú digas so, para que el tiempo diga arre, no sé si me entienden.

 El Grupo poético musical Homero – el fulano aquel de la Iliada y la Odisea – plantó allí su poderío poético y musical e invitó al evento a colegas de la capital, concretamente a la Asociación artístico-literaria, Versos Pintados, del Café Gijón, de Madrid.

 Y lo que vi me pareció un bello espectáculo  de variados escorzos poéticos, tanto de la parte charra como madrileña, entretenido, muy sentido y sincero en las lecturas y lubricado musicalmente por dos elegantes y sensibles artistas de ambivalentes tesituras vocales: Manuel Méndez, limpia y bien timbrada voz cantando por Aute y la soprano Ángela Romero, subyugante, alada y transparente.

 Como recuerdo a este ratito de perfecta sincronía poética y musical, me traje sibilinamente el cartel del escaparate. Por lo tanto mis felicitaciones a todos, que son, según el pasquín. A saber: presentadores: Mari Carmen de Inés, Manuel Velasco e Hilario Martínez Nebreda. Los poetas (Madrid): Evaristo Cadenas, María Antonia García de León, Hilario Martínez Nebreda, Primitivo Oliva e Isabel Toledo. La rapsoda Isabel Bueno. Por parte del Grupo Homero: Manuel Méndez (cantautor). Los poetas: Carmen Prada, Leonor Martín, Verónica Amat, Francisco A. Martín y Benito González. Ángela Romero (soprano), y los rapsodas María Ángeles Gutiérrez, Carolina Rott y Francisco Javier Sánchez.

 Buen trabajo, a todos  mi felicitación.