Martes, 25 de febrero de 2020

De la poesía de Teresa a los poetas iberoamericanos

Es una gozada y una suerte para nosotros, los salmantinos, poder escuchar en voz propia a los poetas iberoamericanos

El lunes pasado celebrábamos en Alba de Tormes, bajo la presidencia de nuestro obispo, la fiesta de Santa Teresa de Jesús. Con esta celebración se daba fin al Año Jubilar Teresiano. El pueblo asistía abundante tanto a la Eucaristía de la mañana como a la gran procesión de la tarde. A la imagen de Santa Teresa acompañaba en la procesión la reliquia de su santo brazo.

Y en esta misma semana ha tenido lugar en Salamanca el XXI Encuentro de Poetas Iberoamericanos. “Por ocho centurias” era el lema con el que se unían a las celebraciones del octavo centenario de nuestra querida universidad salmantina. Y al mismo tiempo homenajeaban a la universidad de San Marcos de Lima (Perú), nacida de la de Salamanca y gozando desde el principio de sus mismos Estatutos.

Este acontecimiento remite a la condición de poeta de Teresa de Jesús. Aparte de escribir sus vivencias interiores en una bellísima literatura en prosa, se expresa también en poesía y aun en canto y danza. Es una manifestación comunicativa de lo que la llena por dentro. Y en muchas ocasiones parece que no llegara a poder expresar su interior místico sino por medio de la poesía. Encontramos algunas de sus expresiones místicas y poéticas en la publicación de sus obras completas.

He aquí un ejemplo entrañable de sus vivencias internas, que parece referirse al episodio de la transverberación de su corazón por un ángel serafín:

En las internas entrañas

Sentí un golpe repentino:

El blasón era divino,

Porque obró grandes hazañas.

Con el golpe fui herida,

Y aunque la herida es mortal

Y es un dolor sin igual,

Es muerte que causa vida.

Si mata, ¿cómo da vida?

Si da vida, ¿cómo muere?

¿Cómo sana cuando hiere

Y se ve con Él unida?

Tiene tan divinas mañas,

Que en un tan acerbo trance,

Sale triunfal del lance,

Obrando grandes hazañas.

Es una gozada y una suerte para nosotros, los salmantinos, poder escuchar en voz propia a los poetas iberoamericanos, que manifiestan así la riqueza de sus vivencias, tan similar y tan diferente, que refleja la realidad de sus países y la diversidad de sus sentimientos.

Hemos podido gozar de la variedad poética de algunos poetas de Paraguay, México, España, Panamá, Perú, Argentina, Cuba, Venezuela, Colombia, Costa Rica, Portugal, Brasil, Haití, Chile y Estados Unidos. Esperamos poder volver a disfrutar de esta gozada en años sucesivos. La poesía nos revela lo mejor y más rico de la naturaleza humana.