Sábado, 15 de diciembre de 2018

Los cazadores denuncian que grupos animalistas radicales usan la muerte de un joven en accidente de caza para criminalizar al sector

La RFEC, la ONC y la FA trabajan con la Fiscalía General del Estado para que sean castigados los delitos de odio contra los cazadores

El uso de prendas reflectantes, además de ser obligatorio, es fundamental en la seguridad de los cazadores

Las tres entidades más representativas del sector cinegético –la Real Federación Española de Caza (RFEC), la Oficina Nacional de la Caza (ONC) y la Fundación Artemisan (FA)– quieren expresar su más firme condena ante el “trato despiadado e insensible” que asociaciones y particulares animalistas están realizando contra los cazadores y la actividad cinegética, en general, a raíz del “lamentable accidente en el que falleció un menor vallisoletano el pasado sábado”.

Para la RFEC, la ONC y la FA “es lamentable que se aproveche la muerte de un menor para manipular a la sociedad y generar odio hacia un colectivo, imponiendo prejuicios y estereotipos que atacan impunemente a una actividad lícita y legal, como es la caza, tanto desde particulares –amparados muchas veces en el anonimato de las redes sociales–, como desde asociaciones y sus seguidores, que aprovechan este luctuoso suceso para promocionar sus productos y campañas”, aseguran.

Asimismo, estas organizaciones piden al Gobierno “que reflexione sobre los apoyos que muestra a estos grupos intolerantes que constantemente intentan influir en la sociedad para que discrimine y rechace a colectivos, como el cinegético, que no comulgan con su ideario radical y extremista, en un claro intento de marginar a los cazadores por defender su forma de vida”.

Las tres entidades están ya en contacto con la Fiscalía General del Estado “para que no quede impune esta criminalización del sector”, y solicitan que sean castigados mensajes como los vistos en redes sociales y perfiles de asociaciones animalistas estos días, apoyados en el odio y en la celebración de la muerte del menor. Entre otros mensajes, se ha podido leer en las redes sociales: "Ese será el trofeo de su padre", "Como el menor estaba relacionado con la caza, es selección natural a favor de la sociedad. Pasa como con los fachas, hay que eliminarlos antes de que se hagan adultos, terminan siendo réplicas hereditarias", "Felicito de todo corazón a sus padres", "Los cazadores son un peligro contra las personas" o “Bien muerto está. Donde las dan las toman”.

En esta línea, el sector de la caza reclama al Gobierno “que endurezca las penas a los delitos de odio cometidos a través de las redes sociales”, manifestando al tiempo su total oposición a la propuesta realizada desde el Ejecutivo de rebajar estas sanciones. En opinión de estas entidades, la iniciativa que estudia el Gobierno “supondría una verdadera 'patente de corso' para estos 'odiadores' y dejaría en completa indefensión a colectivos como el integrado por cazadores, sus familias, empresas, trabajadores del sector, simpatizantes y consumidores, que están siendo sometidos a una ola creciente de ataques oportunistas e indiscriminados con la intención de desacreditarle y marginarles socialmente, al más puro estilo dictatorial y radical, ataques que no pueden quedar amparados bajo el paraguas de la libertad de expresión”, concluyen.

Por último, la RFEC, la ONC y la FA quieren dar públicamente su más sentido pésame a la familia y amigos del joven fallecido, y recordar al sector cinegético la importancia de seguir estrictamente las normas y recomendaciones de seguridad en el manejo de las armas de caza y durante el desarrollo de las jornadas cinegéticas.