Miércoles, 11 de diciembre de 2019

Salario mínimo

256

Le digo a Emilio, el camarero, que estamos abobados, que un millonario nos dice que tengamos cuidado con las cuentas y que a él no le toquemos un céntimo, que eso genera inestabilidad.

Le digo a Emilio, el camarero, que estamos abotargados, que no reaccionamos cuando el mismo millonario nos advierte de que aspirar a que cobren 900 € los trabajadores es un sindiós que genera inestabilidad.

Le digo a Emilio, el camarero, que a mí lo que me genera inestabilidad es ver a tanto mangante tratando de dar recetas de cómo funciona una economía que premia a los delincuentes y favorece a los egoístas. Y no hablo, precisamente, de los que aspiran a cobrar una cantidad que les permita sobrevivir.

Me da la razón Emilio y rellena mi vaso con vino de Toro. “¡La casa invita!”, me dice melancólico.