Jueves, 13 de diciembre de 2018

Telediarios y concepto de los hombres y mujeres

Sabemos que lo que se aprende, piensa y siente sobre los hombres y mujeres condiciona nuestra conducta y el grado de bienestar que sentimos en la vida. Si hemos aprendido por experiencia, ejemplo o información de los demás (padres, escuela, compañeros, productos culturales y medios de comunicación) que no se puede confiar en los demás, que los hombres y las mujeres son malos, que las relaciones afectivas son un engaño, etc., acabaremos pensando, sintiendo y actuando teniendo en cuenta esto que creemos saber.  Nosotros mismos hemos confirmado esto en investigación.

Pues bien, los telediarios y, en general, las televisiones,  aunque con algunos programas excepcionalmente buenos, son una catástrofe cultural, si se puede llamar cultura a lo que transmiten.

De los telediarios se han apoderado los políticos (¿son sus noticias y disputas lo más importante del país?) y los aprovechan con demasiada frecuencia para insultarse, tergiversarse unos a otros o promocionarse engañando a todo el que pueden. Un instrumento de propaganda de la derecha, la izquierda o la orientación política de cada cadena.

Y el resto es un rosario de noticias sobre catástrofes, asesinatos de mujeres y niños, los  abusos sexuales y tantas cosas más, todas seleccionadas según la gravedad y morbosidad.

Las televisiones funcionan como las personas con baja autoestima: criban las noticias y solo suelen pasar las negativas, salvo las dadas por el autogobierno de turno.

¿Qué pensaríamos del ser humano si solo tuviéramos la influencia de la televisión? ¿Qué de los hombres, de las mujeres, de las relaciones sexuales y amorosa?.

Un ejemplo reciente. Han saltado los abusos sexuales como noticia de los telediarios (¿es la mejor manera de romper el silencio? y las noticias seleccionadas son, con razón, dramáticas. Además una organización hace una campaña y selecciona casos, que no dudo sean reales, muy dramáticos. ¿Qué idea se transmite de un problema social indudablemente grave? ¿Nos extrañamos luego de algunos nuevos mitos, muy extendidos en la población y entre profesionales mal formados? Le señalo algunas falsas creencias:

“Todas las víctimas de abusos sufren efectos graves toda la vida”. Efecto: estigmatización y profecía negativa de por vida para todas las víctimas. Cierto: algunas víctimas son asesinadas, otras sufren efectos graves que pueden afectarle de por vida; pero la mayoría tienen efectos a corto plazo que superan.

“Todas las víctimas de abusos necesitan terapia”. Cierto: la mayoría de víctimas deben ser creídas y apoyadas, pero no necesitan terapia. Una minoría necesita terapia.

“Los agresores sexuales no se curan nunca”. Cierto: a algunos no sabemos curarlos, algunos dejan  de hacerlo sin ayuda y a éstos, y otros muchos, podemos ayudarlos.

“Quienes han sufrido abusos es probable que los cometan” ¿También las mujeres? Por favor, hay que pensar y estudiar más. Cierto: Una cosa es que en una muestra amplia de hombres abusados haya más agresores que en el resto de la población; y otra cosa que cada hombre concreto tenga más probabilidad de cometerlos  que de evitarlos. Grave error esta profecía sobre las víctimas, que  además algunos agresores usan en los juicios para justificar su conducta. Cierto: La mayoría de los agresores pueden y deben evitar los abusos, aunque ellos los hayan sufrido.

Menos alarma y más eficacia. Los seres humanos somos capaces de lo mejor y lo peor. No olvidemos noticias sobre el  “hombre y la mujer” buenas personas y buenos ciudadanos. No nos regodeemos con la maldad humana transmitiendo solo las desgracias, haciendo de éstas el instrumento para captar audiencia. La vida es bella y vale la pena ser biófilos, amantes de la vida, sabiendo que muchas personas merecen confianza y saben amar.