Jueves, 18 de octubre de 2018
Las Villas al día

Del gimnasio de Babilafuente, a las competiciones de culturismo

Christian González, de Babilafuente, recorre competiciones de culturismo mostrando el resultado de horas de entrenamiento en el gimnasio de su pueblo
Christian González, en el gimnasio de Babilafuente

Contaba solo quince años cuando empezó a levantar pesas y a forjar el impresionante cuerpo que tiene hoy. Sus fotos y las de otros hombres con robustos músculos surcados por venas decoran las paredes del gimnasio municipal de Babilafuente. Christian González (Babilafuente, 1990) se adentró recientemente en las competiciones del culturismo, el deporte centrado en buscar “la estética del cuerpo”.

González hace un alto en su entrenamiento, antes de acabar la sesión con los ejercicios de abdominales, para responder a las preguntas de SALAMANCArtv AL DÍA. Sus inicios en el culturismo están marcados por un accidente que le llevó a permanecer dos semanas en la UVI. Cuando le dieron el alta, pesaba tan solo cuarenta kilos y decidió empezar a ir al gimnasio. Doce años después, entrena cinco días a la semana y mantiene una estricta dieta para abrirse paso en el mundo del culturismo.

“Este deporte tiene que gustarte mucho”. La pasión por el deporte compensa el esfuerzo físico y económico que se ve obligado a realizar para presentarse a las competiciones. Viajes, alojamientos, licencias… sin patrocinadores son muchos los gastos que el deportista debe costear de su bolsillo.

Empleado en una empresa de fabricación de paneles sándwich, compagina su trabajo con los entrenamientos y las competiciones. El pasado sábado acudió a Valladolid para el Campeonato de España de IBFF, donde se proclamó subcampeón, y este fin de semana competirá por primera vez en el extranjero: en el campeonato Míster Universo de Culturismo que se celebrará en Italia. Cada día de entrenamiento se ejercita entre una hora y una hora y media, lo que acompaña con una estricta dieta: “hay que mantener el equilibrio, calcular lo que necesitas de aporte diario”.

Cuando se habla de culturismo, es frecuente pensar en sustancias químicas. Sin embargo, Christian reniega de ello. “Yo nunca he usado nada de química. Todo lo que he conseguido ha sido a través de mi sacrificio y constancia”, explica. Y añade: “también tengo buena genética”.

Además de en sus genes, la familia está a su lado en las competiciones. “Al principio no les dejaba, pero a los campeonatos vienen conmigo”, señala. Cuando no van con él también los tiene presentes, como cuando compitió en Barcelona y familia y amigos le mandaron un vídeo para darle ánimos.

En cuanto a sus referentes, González se declara seguidor de “los culturistas de antes, la vieja escuela”. “He crecido con Arnold”, asegura.

A quienes estén empezando a entrenar sus músculos les recomienda “entrenar duro, comer en cantidad y dormir; así he estado yo”.

  • Fotografías cedidas por Christian González de varias competiciones