Lunes, 22 de julio de 2019
Ciudad Rodrigo al día

Carta abierta de Joaquín Pellicer a Miguel Cid al hilo del mercadillo

CIUDAD RODRIGO | El portavoz de Ciudadanos responde al escrito difundido el pasado martes por el exalcalde Miguel Cid Cebrián

Amigo Miguel, leo tu nuevo artículo sobre la propuesta de ubicación del mercadillo sabatino y aunque no tenía intención de entrar en mayor polémica, si creo necesario publicar mi opinión al respecto pues considero poco acertadas algunas apreciaciones.

Reconozco que en su día, igual que actualmente, el conseguir ayuda de las administraciones competentes en cada una de las materias que afectan a la vida municipal, fuera laborioso y supusiera un importante esfuerzo para quien se encarga de hacerlo y entiendo que en el caso de las pistas de atletismo en su día, lo fuera. Pero también reconozco que pretender sacar pecho de su instalación en el cauce del Regato Cachón, una zona del rio Águeda reconocida oficialmente como inundable, es bastante peregrino. Eso sí, salvo que se pretendiera hacer una instalación polivalente, pista de atletismo como en uso normal y piscina municipal, ocasional en época de inundaciones. Aunque creo recordar que al poco de inaugurarse se anegó completamente con una de las habituales crecidas del río Águeda y no se celebró ninguna competición náutica.

Desconozco si para hacer las valoraciones que realizas al respecto, has tenido ocasión de hacer un seguimiento del uso que han tenido las pistas desde su creación hasta la fecha, o las has visitado recientemente, o por el contrario son fruto de la comprensible añoranza de una obra llevada a cabo durante tu etapa como alcalde, pero desde la distancia es difícil hacerse una idea de la evolución del estado de una instalación escasamente utilizada para el fin que se creó, que en alguna ocasión llegó a ser utilizada como corral de caballos que pastaban las hierbas de las zonas verdes de la misma, con un pavimento irregular levantado por las raíces de los álamos plantados alrededor y ninguna obra de mantenimiento desde su construcción.

Estoy convencido de que la instalación de las pistas de atletismo en ese emplazamiento solo se puede entender por la falta de una política deportiva seria, política que ha brillado por su ausencia en todas las legislaturas que se han sucedido en nuestra ciudad, incluso en las épocas en las que la boyante situación económica hubiera permitido el haberla tenido y haber proyectado una ciudad deportiva que albergara todas las instalaciones que se han ido construyendo de manera dispersa por la geografía mirobrigense a lo largo del tiempo. Aquí a alguien se le ocurría que había que hacer una determinada instalación, se proyectaba, se pedía dinero y luego se buscaba un sitio donde construirla.

Recuerdo que la propuesta de creación de una ciudad deportiva, fue defendida en el momento de proyectar la construcción del Pabellón Eladio Jiménez, allá por el año 1996 y fue rechazada por el gobierno municipal de entonces. En ese momento hubiera sido un paso adelante en la proyección del deporte en nuestra ciudad, actualmente, con la dispersión de instalaciones deportivas existente, es prácticamente inviable.

Tengo claro que unas instalaciones para la práctica y entreno del atletismo en nuestra ciudad son imprescindibles, pero adaptadas a las necesidades actuales de los practicantes de las diferentes disciplinas y fundamentalmente en un lugar donde estén ubicadas otras instalaciones deportivas. 

Entiendo necesaria toda esta parrafada deportiva para trasladarte mi visión de la pista de atletismo y para aclararte el porqué, una vez inutilizada para el uso para el que fue concebida, puede albergar, no uno, sino diferentes tipos de actividades que además pueden ayudar a mejorar la convivencia en el barrio del Puente. Y es por eso que hemos propuesto esa ubicación para el mercadillo de los sábados por la mañana, en un lugar que recoge todas las características necesarias: recinto cerrado perimetralmente, aseos, aparcamiento en los alrededores, fácil limpieza, fácil control de comerciantes y usuarios, no entorpece ningún acceso a viviendas ni es colindante con ninguna, puede contener entre 95 y 105 puestos, etc.. Eso sí, tiene el inconveniente de estar un poco alejado del centro, pero acostumbrados como estamos a ir en coche hasta la puerta del bar a tomar un café, no considero que sea un problema insalvable.

Pero además, esta, como todas las propuestas de ubicación que se han realizado anteriormente (Foso, Paseo Carmelitas, Zona Centro de Salud) va acompañada de un plano de asentamiento de puestos y la leyenda explicativa correspondiente, no se ha limitado a proponer ideas sin justificación para salvar la cara.

Joaquín Pellicer Valverde

Portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos