Patrimonios rurales

 

El concepto de patrimonio que hoy manejamos es enormemente más amplio del que estaba vigente cuando  surgieron  los primeros instrumentos de protección de los bienes culturales y hoy no podemos  permanecer impasibles ante  estos  procesos de deterioro, sustitución y desaparición de nuestra arquitectura tradicional. Ya desde principios  del s. XX comenzaron a considerarse las manifestaciones populares como  parte  integrante del patrimonio histórico  y cultural, a través  de las obras  de Manuel Bartolomé  Cossío, Vicente Lampérez y Romea,  Leopoldo Torres Balbás o Fernando García Mercadal. Posteriormente Carlos Flores y Luis Martínez Feduchi dieron a conocer a través de sus obras la inmensa variedad  y riqueza de nuestra arquitectura tradicional, abriendo un campo  en el que numerosos investigadores  han estudiado, documentado y difundido  este valioso patrimonio