Martes, 11 de diciembre de 2018

La fábrica de Juzbado recrea dos incendios simultáneos en su simulacro anual

Tras este ejercicio de prevención, el complejo ha recuperado la normalidad.
Fábrica de Enusa en Juzbado

Esta mañana, a partir de las 10:30 horas, la fábrica de elementos combustibles de Juzbado ha realizado su simulacro anual de emergencia, tal como recoge el Plan de Emergencia Interior de la Instalación. En esta ocasión, se ha recreado una emergencia con dos focos de incendio casi simultáneos, primero en el área de conversión y, posteriormente, en la zona de tratamiento de residuos de gadolineo.

El suceso se inicia cuando en el área de conversión se están llevando a cabo unos trabajos de desembalaje de unos nuevos equipos de ventilación, lo que conlleva que en esos momentos en la zona haya acumulación de material de embalar y maderas.

Al realizar un corte con un radial, se produce un primer foco de incendio que se expande a la zona de tratamiento de residuos de gadolineo, generando un segundo foco, debido a que la puerta cortafuegos que separa ambos espacios estaba abierta para facilitar dichas labores de desembalaje.

Dada la situación, se procede a la evacuación del personal de la instalación. En un primer momento, dos trabajadores del área de residuos intentan sofocar el incendio mientras acude al lugar la Brigada Contraincendios de Primera Intervención de la fábrica.

Como resultado, estos dos trabajadores resultan contaminados superficialmente en cara y prendas de protección y son atendidos por el personal del Servicio Médico de la planta. Además, dos de los miembros de la brigada resultan heridos, requiriendo asistencia y su posterior traslado en ambulancia al Hospital.

En el momento del suceso, la fábrica se encuentra operando con movimiento de material nuclear y, al haber material contaminado en la zona, se produce dispersión de contaminación ambiental, pero sin salida al exterior. Como consecuencia de esta dispersión y del aumento de la contaminación ambiental en el área afectada, se activa el control de Protección Radiológica con los equipos correspondientes, si bien no es necesario tomar muestras ambientales externas. En ese momento se da por finalizado el simulacro volviendo la fábrica a la normalidad.