Jueves, 5 de diciembre de 2019

Person@s con Discapacid@d y Diversid@d Funcion@l

Últimamente debido a la crisis de valores y a las redes sociales, sólo se celebra aquello que se hace viral o aquello que supone una innovación que puede dar negocio y sale en los medios porque lo que prima es el interés económico.

Esta columna quiero dedicarla a algo que da valor añadido a nuestra Sociedad como viene produciéndose poco a poco en nuestro país para que pueda avanzar en igualdad y equidad con los avances sociales. El pasado viernes se anunció que se va realizar una reforma legal para eliminar la incapacitación judicial de las personas con discapacidad intelectual para respetar sus Derechos como establece la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad aprobada en 2006 y, que España firmo en 2008. Esta reforma me parece que supone avanzar en inclusión e integración de este grupo de personas porque según el tipo y grado de discapacidad intelectual pueden tener nivel suficiente para decidir y tomar sus propias decisiones. Supone ir eliminando barreras, en este caso judiciales, que niegan la efectividad de sus derechos.

Las Personas con Discapacidad Intelectual y del Desarrollo (PcDID) son aquellas personas que se caracterizan por limitaciones significativas en el funcionamiento intelectual y en la conducta adaptativa a la vida diaria y, que se manifiesta en diferentes grados de dificulta en  el desarrollo de habilidades adaptativas sociales. Esta discapacidad se origina antes de los 18 años por lo que se denomina del desarrollo, frente a discapacidad intelectual adquirida por enfermedad neurodegenerativa, accidente o envejecimiento. Estas personas tienen una gran variabilidad, aunque suelen encuadrarse en tres grandes grupos, los que su discapacidad está determinada por causas genéticas como el Síndrome de Down y otros. Personas con trastornos físicos y motrices con Parálisis Cerebral o ser Personas con Trastornos de Espectro Autista. La realidad es que en estas personas existe tanta variabilidad como en la Sociedad general y, lo que hay que cambiar para su integración es la actitud de la Sociedad. Aunque se ha avanzado mucho, ya que no se les extermina como ocurría en la Grecia clásica o no se les abandona en una isla o en los caminos sino que se les apoya y se les incluye porque son Personas y, con los mismos Derechos que todos.

En nuestro país se han producido grandes avances en materia legal y en atención educativa y sociosanitaria en relación con las personas con discapacidad, muy por encima de muchos países de la Unión Europea. El punto de inflexión lo constituyó la aprobación de la LISMI (Ley de Integración de los Discapacitados); pero algunos seguimos viendo el vaso de la equidad y de la sostenibilidad social, medio vacío. Se pueden aludir muchas razones y excusas; pero la realidad es que la mayor parte de los avances han sido más teórico-legales que efectivos. Por esta situación, es necesario formar a los futuros profesionales de Ciencias de la Salud para que traten a las PcDID de manera competente y con calidad porque su característica y diferencia fundamental frente a otras personas y pacientes, es la de no poder defenderse a sí mismos y, la de no ser competitivos para enfrentarse a los retos ocupacionales y, sociales.

Para avanzar en integración también es necesario que las personas individuales y la Sociedad abandone el paternalismo y la caridad como conductas frecuentes e intrascendentes y, disfruten de la variabilidad y diversidad de las PcDID porque estas personas dan más de los que necesitan y, aportan tanto en valores humanos que son necesarios para evitar y reducir la megalomanía, la arrogancia, los egos y los egoísmos y, las vanidades.

En resumen, esta iniciativa gubernamental no es una ocurrencia como las que acostumbra y, si cubre una necesidad social. A los ciudadanos, nos queda aportar un granito de arena Es decir, una actitud saludable frente a las PcDID porque estas, en mi opinión personal y profesional, aportan un valor añadido a nuestra Sociedad y, el reconocimiento y la efectividad de sus Derechos supone avanzar en equidad y, Justicia social.

JAMCA