Domingo, 16 de diciembre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

1Foto: Tú sigue, hasta que provoques un accidente

CIUDAD RODRIGO | En apenas 3-4 minutos, un camión coleccionó imprudencias en las calles mirobrigenses en la tarde del martes

La foto en sí es pésima, pero entre el arbolado, las farolas y varias señales aparece en la lejanía un camión de color blanco –de matrícula española y sin ninguna inscripción comercial- que en la tarde del martes (a eso de las 17.30 horas) fue protagonista en apenas 3-4 minutos de una película repleta de infracciones de tráfico que merece la pena contar.

Sin poder afirmar si previamente hubo alguna más, la primera acción detectada tuvo lugar en el inicio de la Avenida Conde de Foxá. El camión tomó esta Avenida desde la rotonda del Árbol Gordo, pero debió darse cuenta que se había equivocado por lo que, una vez superada la confluencia con la bajada de la Rúa del Sol, se detuvo y empezó a ir marcha atrás, metiéndose asimismo marcha atrás por ese final de la Rúa del Sol para girar y volver hacia la rotonda del Árbol Gordo.

Esta llegada a la rotonda también tuvo su incidencia. Los conductores que llegan hasta ella tienen una señal de dirección obligatoria para que tomen la parte derecha de la isleta. Sin embargo, este conductor se metió por el otro lateral de la isleta, en dirección contraria, cuando además venía un coche de autoescuela de frente. Por fortuna, el coche de autoescuela pudo meterse bien en la rotonda mientras que el camión lo que hizo de nuevo fue dar marcha atrás hacia Conde de Foxá y pasar ahora sí por el lado derecho de la isleta.

El camión entró en la rotonda y la hizo al completo, saliendo de la misma por la Avenida de Béjar. Una vez pasado el IES Tierra, llegó la última hazaña. Pese a que otro camión acababa de salir de la calle Laguna hacia la Avenida de Béjar, el camión se metió de frente por la calle Laguna, en dirección prohibida, no se sabe si por error o bien para dar una vez más la vuelta. El caso es que tras recorrer unos metros, el camión dio una vez más marcha atrás para volver a coger la Avenida de Béjar en dirección a la Glorieta del Árbol Gordo.

A partir de ahí ya no podemos asegurar si cometió alguna infracción más. Evidentemente, tiene toda la pinta de que el conductor no conocía Ciudad Rodrigo y estaba totalmente perdido buscando algo, pero le agradeceríamos que la próxima vez procediera a pararse y se centrase.