Lunes, 9 de diciembre de 2019

El mayor enchufado

252

Somos de traca, le digo a Emilio, el camarero, mientras paladeo una copa de vino de Toro (he dejado la costumbre de la cerveza veraniega y vuelvo a abrazarme al vino). Somos de traca. Nos mosqueamos porque a Cifuentes, Casado o Montón les regalan lo que no se merecen, pero nos da igual que el único mérito del Jefe del Estado sea ser hijo de su padre. ¡Mayor regalo no hay!

Emilio alza la vista y me dice que nunca lo había mirado así, que tengo razón.

Le digo que lo suyo es desposeer de los títulos a los usurpadores y asiente con la cabeza. Añado, desde el monarca, hasta el último chupón. Entonces reacciona, le sale esa vena suya tan patrióticas y me niega. “Ya estás tú buscando cualquier excusa para instaurar la República” y se va al otro lado del bar a limpiar la barra.

Definitivamente, somos un país de traca.