Jueves, 20 de junio de 2019

Ganas de empezar

“Necesito un cambio, aunque sea para mejor”. Esta frase se ha convertido en mi mantra desde hace casi un par de años. Mientras buscaba un lugar en el que me quisieran he ido respirando gracias al oxígeno que me daban estas columnas dominicales de SalamancaRtvAldía, una serie de críticas de misas en Alandar, los retratos que me dejaban publicar los amigos de Revista21, las entrevistas a la clase media de la santidad en el Alfa y Omega del ABC y, sobre todo, a mi blog rojiblanco “Haciendo el indio” y los perfiles atléticos que alimento en las redes sociales. De este modo, a bocanadas, he podido aguantar con serenidad y cierta dignidad los últimos meses en el programa de reportajes institucionales en TVE donde he dado de mí todo lo que me han permitido. Ha sido un final agridulce porque era deseado, aunque no así. Ahora toca pasar página.

Dicen que cuando se cierra una puerta se abre una ventana. En mi caso antes de que se cerrase la puerta del programa institucional se abrió la ventana de informativos de RTVE. Cuando conversaba con mis jefes de Prado del Rey para buscar el lugar en el que mejor podía encajar, sonó el móvil y me ofrecieron desde Torrespaña participar en uno de los proyectos más ilusionantes que ni siquiera podía imaginar. No tardé ni un segundo en tomar la decisión. Dije que sí al instante. El simple hecho de que alguien con responsabilidad te llame, sin conocerte, para que te incorpores a un equipo con el fin de poner en marcha una experiencia nueva con compañeros a los que siempre has admirado y con los que jamás te has atrevido a pasar del saludo protocolario cuando te los cruzabas por el pasillo, eso es lo que viene siendo una potra de caballo.

Le decía a mi nueva jefa por wasá que intentaría controlar las ganas y dosificarlas para los momentos más complicados, que seguro que los habrá. Ella me contestaba con la cruda realidad: “Va a ser un cambio radical pero bonito, seguro. Creo mucho en compartir conocimientos”. Y la música, que ya sonaba bien, empezó a retumbar en mis adentros con toda la fuerza del cambio, con la fuerza del periodismo, con la fuerza que dan las ganas de empezar.

El lunes me incorporo a la redacción de informativos de la web RTVE. En un lugar nuevo, con compañeros nuevos, con horario nuevo, con tareas nuevas, con herramientas nuevas y con muchísimas ganas e ilusión por aprender y por sumar.