Miércoles, 19 de septiembre de 2018
Béjar al día

Septiembre ya es historia en Béjar

La Asociación Béjar 68 nació hace dos años con la finalidad de dar a conocer la historia de la ciudad y los sucesos acaecidos en la revolución de hace 150 años, durante el reinado de Isabel II
Ángel Ballesteros e Ignacio Coll con el decorado de una de las escenificaciones de la Revolución de 1868

En septiembre Béjar conmemora los 150 años de La Gloriosa, la revolución con la que se puso fin al reinado de Isabel II para dar paso al Sexenio Democrático. En aquellos sucesos la ciudad tuvo un papel muy destacado, al resistir el asedio de las tropas gubernamentales durante todo el día 28.

Hace ahora dos años creamos una asociación, Béjar 68, que se encarga de organizar iniciativas para dar a conocer esa parte de la historia a través de actividades muy variadas. Muchas de ellas han estado encaminadas a explicar lo que ocurrió ese mes de septiembre de hace un siglo y medio. Lo hemos hecho con charlas, artículos de prensa, programas de radio, visitas guiadas y una exposición que permitió conocer con una maqueta cómo era la Puerta de la Villa, el lugar más emblemático de los enfrentamientos. También hemos viajado a Toledo para conocer los cañones que emplearon los bejaranos en su defensa, y en primavera disfrutamos de un concierto de guitarra basado en las obras de compositores del XIX, entre otras actividades.

Este mes afrontamos el momento exacto de la efeméride. Hasta ahora nuestro objetivo ha sido divulgar lo que ocurrió en Béjar aquellos días, para poder disfrutar de una serie de actividades que nos hagan recordar la historia, y hacer de ella un elemento de dinamización social y cultural.  

Para eso contamos con el apoyo directo de los más de 100 socios de Béjar 68, muchos de ellos son personas que no viven en la ciudad, pero que quieren colaborar en el desarrollo de esta aventura. También hemos recibido la ayuda directa de particulares y organizaciones que han aportado recursos y trabajo al proyecto, desde el empresario Juan Luis Tapia, que donó una importante cantidad de tejido, a Vicente García Manso, autor de una hermosa maqueta, pasando por los profesores y alumnos del Centro de Especialidades de FP, que confeccionaron seis magníficos trajes de la época que sus compañeros del Ramón Olleros utilizaron en su recreación histórica celebrada en abril. El Casino Obrero, que ha acogido algunas de nuestras charlas, la Cadena SER, con la que producimos un programa divulgativo mensual, y la Cámara de Comercio, el Centro de Estudios Bejaranos, el Ayuntamiento de Béjar, la Diputación y la Universidad de Salamanca, con los que estamos ultimando actividades que anunciaremos en unos días.

Esas colaboraciones están relacionadas con un elemento que determinó tanto los sucesos revolucionarios de 1868 como la actividad de nuestra asociación, y que en una ciudad como Béjar cobra especial sentido: Acometer un proyecto ambicioso que abarque al máximo número de personas solo es posible a través de la colaboración y el trabajo en común. Es la principal lección que nos dieron los revolucionarios bejaranos a los que conmemoramos ahora. Si en Béjar triunfó la revolución en 1868 fue, básicamente, porque todos se pusieron de acuerdo, empezando por los partidos políticos y continuando por los ciudadanos, desde los obreros a los empresarios, convencidos de que solo de forma conjunta sería factible alcanzar el éxito. Y vaya si lo consiguieron.

Gracias a estas y otras colaboraciones hemos sido capaces de que un proyecto que nació como una idea romántica de un grupo de historiadores haya traspasado las fronteras de lo académico, para convertirse en una iniciativa social y cultural en la que la efemérides se transforma, por momentos en un entrañable pretexto para disfrutar de las actividades que organizamos. Desde el primer minuto nos esforzamos por romper esa barrera que a veces separa a quienes se dedican a investigar la historia de los que disfrutan de su conocimiento. Si La Gloriosa fue una revolución ciudadana y participativa ¿Cómo no iba a serlo su conmemoración?

De manera que nos hemos plantado en septiembre de 2018 con los deberes hechos y un puñado de actividades que completarán la programación desde ahora hasta final de año. ¿Cuáles? Salamanca al Día y ustedes entenderán que no es el momento de anunciarlas, pero lo haremos en breve. Pero si me piden alguna pista les sugiero que estén atentos a lo que pueda publicarse en las próximas semanas en un formato tan tradicional como el papel. Y en lo que va a surgir de la colaboración con el Centro de Estudios Bejaranos, el Ayuntamiento y la Universidad de Salamanca. Y reserven su agenda para la tarde del viernes 28, que viene cargada de actividades.

Septiembre es el mes de las fiestas y las ferias de Béjar. También el de la vuelta a las aulas para los estudiantes. Una suerte de nuevo año en el que, quien más y quién menos, renovamos proyectos y objetivos. Les animo a que participen de lo que estamos organizando. Es una manera muy importante de contribuir a que la iniciativa culmine con éxito.

En ocasiones cuesta mirar al futuro con optimismo, y en Béjar atravesamos una de ellas. Este aniversario nos permite poner a la ciudad en el foco de atención por un buen motivo, a través de actividades pensadas para locales y visitantes, y construir, como hicieron nuestros tatarabuelos revolucionarios, un futuro mejor.

Ignacio Coll Tellechea
Presidente de Béjar 68