Martes, 13 de noviembre de 2018

El silencio y la reflexión

Discernimiento profundo,

con el mayor raciocinio,

dando ánimo al trabajo…

perceptivo y reflexivo.

 

Con sosiego se discurre.

las ideas se renuevan

da, constancia al intelecto;

despejando el pensamiento.

 

El silencio hace posible,

profundo discernimiento:

La serenidad constante…

y el pacífico sosiego.

 

Medicamento potente;

un elixir de lo bueno,

cuando se discurre en calma

sale el trabajo perfecto.

 

Para la mente es favor,

y el trabajo facilita…

una reflexión constante

la facultad necesita…

 

Meditación absoluta,

con el más puro silencio;

el pensamiento trabaja

muy agusto discurriendo.

 

¡Que bueno el silencio es!

con él se discurre siempre;

la serenidad ayuda…

y el sosiego permanece.

 

El silencio es bueno,

y hace mucha falta:

las ideas discurren…

si uno está  en calma.

 

Y en el silencio…

el cansancio descansa;

y discurre el alma,

cuando se está  en calma.

 

Es el mejor bálsamo,

que, penetra en la mente;

mejor que el perfume…

“el silencio, es puro deleite”.

 

Cuando el pensamiento,

encuentra el silencio…

la mente se recrea

Y al ánimo… serena.

 

Y así es el silencio

de la pura calma…

las ideas, bien trabajan,

y, a obras se pasan.

 

Silencio, silencio,

¡cuánto te amo yo!...

en ti el pensamiento,

tiene reflexión…

 

En el descanso silencioso,

la mente bien se recrea;

y el pensamiento profundo

siempre, a buen sitio llega.

 

En ti está,  el reposo,

descanso y sosiego…,

cuando me acompañas

mucho te agradezco.

 

Y con el silencio

las ideas, bien marchan;

que la lucidez…

precisa la calma.

 

Cuando no te tengo,

“comparte no puedo”

tengo que aguantar…

ruido y ajetreo.

 

¡Silencio pacífico!,

me llenas de vida

contigo hago todo

serena y tranquila.

 

Eres don divino

¡cuánto te amo yo!

hay recogimiento…,

con calma y silencio.

 

“Silencio”, receptivo

para el buen trabajo;

y el consuelo…,

en el descanso.

 

Que sin ajetreos,

traes paz a la vida:

en ti el pensamiento

discurre en silencio.

 

En los vegetales,

se encuentra el silencio

hierba y arboleda...

flores y barbecho.

 

Contraria a la bulla,

te hago honor ¡silencio!

me eres necesario…,

yo, te doy mi aprecio.

 

Ansío tu constancia,

como suave brisa…,

y mi trabajo marcha;

aunque sea de prisa.

 

“Si tengo silencio”

yo, puedo expresar;

toda la impresión

que en mi pueda entrar.

 

Rompen el silencio,

de forma agradable;

las aves e insectos,

y otros… animales.

 

Mugidos de bueyes,

graznar de las aves,

cantar de los grillos

y, sonidos en mares.