Jueves, 20 de septiembre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Cortado al tránsito parte del adarve de la muralla al iniciarse las nuevas obras de reforma

CIUDAD RODRIGO | Se va a reformar el tramo entre la Brecha Grande y la Puerta del Conde

Desde estos días, y hasta dentro de 5 meses, el adarve de la muralla de Ciudad Rodrigo no se podrá recorrer al completo debido a la reforma de un nuevo tramo del mismo. Tras renovarse antes de Las Edades del Hombre el tramo comprendido entre el Parador y la Brecha Grande, y de actuarse en 2017 en el tramo entre el Parador y el Hospital de la Pasión, ahora es turno para intervenir en el tramo situado entre la Brecha Grande y la Puerta del Conde.

Como primer paso de esta nueva intervención, se ha procedido a colocar en el adarve una doble hilera de vallas para impedir el paso por parte de ese tramo. Por un lado, se ha situado una fila de vallas a la altura de la Puerta del Conde, mientras que la otra no se ha instalado en la Brecha Grande, sino junto a las escaleras que permiten bajar desde la muralla hacia la Plazuela de Amayuelas (es decir, por el momento no se ha cortado todo el tramo en el que se va a intervenir).

Como ya publicamos el pasado mes de julio, las obras de renovación de este tramo se las ha quedado una empresa mirobrigense, Fandiño Alfayate S.L., por un importe de 90.947,40€ (más IVA), rebajando en 25.651,83€ el precio máximo que estaba dispuesto a pagar el Consistorio mirobrigense.

Fandiño Alfayate tiene un plazo de 5 meses para ejecutar estas obras, que hay que recordar que son posibles gracias a los fondos aportados por Red Eléctrica Española al Consistorio en compensación por llevar a cabo dentro del término municipal de Ciudad Rodrigo una doble intervención vinculada a la llegada de la alta velocidad a la línea del tren.

La intervención seguirá el proyecto elaborado por la arquitecta municipal María Teresa Cubas Pérez, en el que se plantea para empezar la conservación de los tramos de pavimento correspondientes a las cañoneras, así como los que daban acceso a éstas permitiendo el movimiento de la artillería por el adarve. Fuera de esas zonas, se creará un nuevo pavimento a base de enlosado de granito con una franja de empedrado intermedia, al igual que ya existe en el tramo renovado en su día entre el Parador y la Brecha Grande.

Por otro lado, las obras buscan mejorar la canalización de las aguas de lluvia, mediante la creación de una red soterrada de drenaje, la construcción de sumideros o la mejora de las gárgolas para expulsar el agua. Asimismo, y dentro del mismo objetivo, se modificarán las pendientes del paseo para que las aguas de lluvia sean conducidas a la red de drenaje y no se acumulen formando grandes charcos.

El proyecto de reforma incluye asimismo la restauración de los paramentos de la muralla (reconstruyendo la coronación del muro mediante sillería o ladrillo macizo); y la realización de algunas nuevas canalizaciones para el alumbrado público, además de reparar el existente (se colocarán luminarias allí donde haga falta).