Advertisement
Viernes, 22 de enero de 2021

José Pinto: “Somos rurales, pero no tontos”

Ahora concursante en el programa ‘Boom’, será el protagonista esta noche de la inauguración del alumbrado del Recinto Ferial de La Aldehuela
José Pinto en su pueblo, Casillas de Flores

Según me dirijo a mi destino, voy llenando de recuerdos el camino. Los adolescentes carnavales de Ciudad Rodrigo, el pan de Bodón, la curandera de Robleda, las fiestas de Fuenteguinaldo inmediatas a las de mi pueblo… Y así, entre nostálgicas memorias llegué a Casillas de Flores.  Iba para una entrevista de 10 minutos con un famoso de la tele y acabé estando, con un ser entrañable, más de 2 horas que dejaron un poso que se resume en una frase: La riqueza no se mide en euros. Y es que es así ¡Cuánto te puede llegar a enriquecer una tarde de verano con alguien como él!  Paseando orgulloso por su pueblo, perdón, Villa. Explicándote porqué lo es, porqué se concedieron los títulos de villas y  los plebeyos del norte bajaron a zonas de Castilla para ser villanos. Y en paseo, saludos entrañables de sus paisanos, alguna francesita de su quinta que pasaba los veranos en Casillas y que ahora le recordaba aquellos escarceos juveniles por los famosos pajares de la época. E incluso consecuencias de su fama que aún le sorprenden. Como un matrimonio que fue desde Asturias de propio intento para conocerle o una mujer desde Vilhar Formoso, porque le veía cada día. Y entre refrigerios, visita por el pueblo y la presentación de sus compañeras las añojas, que acuden a él en cuanto lo ven, la entrevista con el próximo pregonero de las Ferias y encargado de hacer el alumbrado del Recinto Ferial de la Aldehuela.

Lo primero que quiere dejar claro en la misma es que desea que se le recuerde  como “alguien del mundo rural que puso su granito de arena para cambiar ese tópico que tiene los urbanitas de que la gente de pueblo somos como Paco Martínez Soria. Que somos rurales, pero no tontos”, afirma tajante José Pinto.

Quizás ese es uno de los alicientes y unas de las causas de este fenómeno televisivo. Que alguien que viene del mundo rural tenga tantos conocimientos y llegue donde ha llegado él. Ante esto responde que “Seguramente sea así.  A veces, incluso con sorpresa, me preguntan que cómo es posible que alguien de pueblo sepa tanto. Pues, hombre, ¿qué más da de dónde seas? El hecho de que seas de ciudad no quiere decir que seas más listo ni más tonto. Sí, eso ha llamado mucho la atención. Como el que no tenga una carrera universitaria, ya que a estos programas va gente con carreras.  No me parece imprescindible para sentir curiosidad por las cosas y para aprender. Hay gente que tiene curiosidad por quien se acuesta con la vecina o por los personajes de la prensa rosa. Sin embargo yo siempre he tenido curiosidad por cosas como porqué se sostienen la luna y el sol o porqué cuando tiras una moneda al aire puede salir cara o cruz. Esa curiosidad te nace desde pequeño. Yo empecé a leer con 3 años y te vas dando cuenta de que, cuanto más lees, más sabes lo que ignoras. Según vas sabiendo cosas más quieres saber sobre esas cosas y así, poco a poco, es cómo vas ampliando conocimientos. Que ahora es fácil con San Google, pero entonces te recorrías bibliotecas recalando datos sobre datos”.

Sí, y así, poco a poco, y conocimiento tras conocimiento, ha llegado a ser una de las personas que más saben de España. Demostrándolo ahora en Boom. El programa de Antena 3 que, junto a sus compañeros Los Lobos, ha convertido en líder de audiencia con un claro ascenso desde que llegaron, hace 15 meses y 300 programas. Sirva como dato que, desde su incursión el share siempre ha ido subiendo hasta obtener picos de más del 18% de audiencia, siendo ahora mismo el programa más visto de la cadena líder y llegando a triplicar el precio por anuncio en el programa. Y tiene pinta de que va a ir a más, ya que si se llevan el bote en breve, batirían el record mundial de dinero ganado en un programa de televisión.  Pero antes de este, presentado por Juanra Bonet a las 20:00 horas, ya estuvo 98 programas en Saber Y Ganar, lo que supuso un reto para él.


“Conseguí mucha popularidad, fue donde conocí a mis compañeros y amigos de Los Lobos. Pero, sobre todo conseguí mucha satisfacción personal. El programa que yo veía desde el primer día y estaba deseando ir. De hecho, cuando entré por primera vez en el plató les dije que ya era feliz y que ya me podían echar”, comenta José entre risas. “Llevaba 15 años queriendo ir. Les mandé cartas, le escribí mails, me apunté en su web… y nunca se pusieron en contacto conmigo. Hasta que lo conseguí y, una vez allí había gente en el equipo que me preguntaba que porqué no había ido antes. Y yo les decía que le preguntasen a los de casting”, vuelve a reír. “A Saber y Ganar no se va por dinero, se va por satisfacción personal. Por cierto, hablando de satisfacción, por el 20 aniversario del programa nos llamaron a 12 concursantes y 4 éramos de la provincia de Salamanca”, cuanta orgulloso el de Casillas de Flores.

El programa de televisión española, presentado por el eterno Jordi Hurtado, dejó huella en nuestro protagonista, pero no sólo en él, sino en todos los concursantes que son como una gran familia. “Tenemos un grupo de whatsapp de decenas de concursantes y hacemos quedadas en los distintos lugares de donde procedemos. Cuando hice la mía en Ciudad Rodrigo se quedaron alucinados de lo preciosa que es y las cosas que tiene. Es una pena que políticos y hosteleros no se pongan las pilas para promocionarla más. El caso es que, como decía, somos una piña. Los Lobos venimos de allí. Valentín, al único que no conocía personalmente de los tres, me escribió una carta de su puño y letra para pedirme que me uniera a ellos para ir a Boom y ni lo dudé. Acordamos presentarnos después de La Extremis, pues eran también compañeras de Saber y Ganar, le tenemos mucho cariño y nos hubiera gustado que se hubieran ido con el bote, pero bueno. En cuanto se fueron, nos apuntamos. Y el día que fuimos  al casting fue el primer día que nos reunimos los 4”. Comenta Pinto, con cara de circunstancias y afirma que su secreto es “tener el don de la memoria y la virtud de la curiosidad y de haber querido siempre aprender de quien sabe más que yo”.

Sobre el hecho de ser el artífice del alumbrado del Recinto Ferial, comenta que “es un orgullo, porque considera a Salamanca la mejor ciudad de España para aprender y también para salir de fiesta. Además, ambas cosas compatibles. Los años que estuve viviendo allí, invitaba los puentes a mis amigos de fuera y cada vez les preparaba algo diferente. Por las noches, de marcha, que tiene la mejor de este país. Y por el día visitas culturales, que Salamanca no puede ser más rica en eso.  A ver si los políticos de nivel nacional se acuerdan un poco más de Salamanca, coño”, sentencia tajante Pinto, quien pide como deseo a todos los salmantinos en estas Ferias y Fiestas “que disfruten, que los malos momentos vienen solos”.

Así es José Pinto. Una mente inquieta, orgulloso de su tierra, a quien la Diputación debería poner un monumento. Enrabietado porque no se dé a conocer más Salamanca y su provincia. Un hombre cuya mayor satisfacción es que le vean en la tele los niños, que elijan el saber y el conocer por encima de otras cosas que ofrece la pequeña pantalla y que culturalmente no les va a aportar nada. Y a los que aconseja que “vean este tipo de programas, que vayan al cine, pues le va a despertar la curiosidad y que lean, que leer lo es todo”.

Y así se despide el protagonista del alumbrado de la Feria este 7 de septiembre. Al que se puede ver dando el pregón debajo del cielo de Salamanca a las 23.45 horas, después de los grupos charros y antes del corte de la cinta junto a las autoridades y de los encierros infantiles por las calles del Recinto Ferial.