Miércoles, 21 de agosto de 2019

De fiesta en fiesta. De tortura en tortura

249

Andan nuestros pueblos cargados de música, diversión, bailes, cervezas, teatros, cuentos, folklores, misas, vino, discursos y torturas. Que aún no hemos aprendido a divertirnos sin lancear, humillar, castigar… Torturar toros y vaquillas.

Andan nuestras mentes en huelga de sentido común, porque no hemos logrado hacer que muchos entiendan que la tortura no es, ni puede ser cultura.

Andan nuestros pueblos preservando la barbarie, santificando el deshonor. Que no hay honra en sacrificar, entre dolores, a un animal para diversión pública e insana.

Andan los argumentos flojos revoloteando los alberos: que si no le duele, que si ha vivido como un marqués, que si es tradición…

Anda la inteligencia humana, una vez más, midiéndose con la animal. Y sale perdiendo.