Viernes, 22 de noviembre de 2019

Hay vida sin impuestos

Nadie como un español para castigar a un español.

Prueba de ello son Netflix, HBO, Google, Facebook, Instagram, LinkedIn, Amazon… ¿Les suenan? Entre ellas, ninguna española y es que nadie como un español para castigar a un español.

HBO ha declarado 45.000€ en impuestos en un año en España, NetFlix otro tanto, Facebook de risa, Google (empresa casi monopolio en acceso a internet y medios digitales) ni un 0,5% de lo que cobra. Y les va bien oiga, pero que muy bien.

Todo esto con un sistema absolutamente opaco de cartela de clientes, ofertas de servicios, paquetes de facturación, falta de identificación de trabajadores y tipos de contratación ¿falsos autónomos y empresas pantalla? Y todo ello cuando obligatoriamente cobran con tarjeta de crédito/débito o transferencias… ¿Quién cubre a quién? ¿Sistemas de pago como VISA o Mastercard no pasan datos a hacienda? ¿Los bancos no dan información sobre los movimientos y trasferencias o pagos en divisas a Hacienda? ¿Las empresas emiten facturas falsas, facturas inexistentes o no las emiten directamente?

Todo esto mientras millones de clientes en España compran y consumen cada vez más servicios on-line de empresas opacas con sedes en paraísos fiscales o, cuando menos, que no tributan es España y cientos de profesionales muy críticos con el trato del Estado o los consumidores (artistas en general) se ponen a sus servicios para aumentar la oferta de series y cine al tiempo que promocionan sus carreras y aumentan su formación y curriculum.

Todo esto puede ser criticable, pero también puede ser un ejemplo. Y no lo digo por lo de empresas opacas o empresas a las que el fisco no les echa el guante. Lo digo porque son empresas que crecen y generan riqueza y empleo a gran velocidad en un mercado dinámico y con un crecimiento brutal en poco tiempo y con gran aceptación de consumidores, otras empresas (instaladores, suministradores y mantenimiento de equipos) y público en general, con el pago de impuestos mínimo.

En un país donde la pregunta no es qué calidad o servicios se ofrecen, si no qué precio tiene o no me lo puedes dejar más barato, acortar impuestos permite tener mayor capacidad de maniobra. Ejemplo porque, esto que se le permite a las empresas extranjeras, vete a saber porqué acuerdos internacionales, no se permite a las españolas, con el consiguiente perjuicio al mercado laboral y al parque empresarial español. Que una empresa española tuviera la idea de crear un NetFlix y tuviera que asentarse en Bahamas o Luxemburgo para venir a trabajar a España a bajo coste no es un circuito que todas las empresas se puedan permitir, pero para los que tenemos negocios fijos, bien podrían contenerse aplicarnos unos impuestos del 21 al 45%, cuando nuestros actuales márgenes van del 10 al 33%. No parece que esa balanza esté equilibrada.

Si quieren que nuestros jóvenes sean más emprendedores y que se dediquen a actividades del siglo XXI basados en las plataformas digitales, cuéntenles también que es mejor emigrar a países donde se tribute menos y el sueldo permita el ahorro, ya que encima de deslomarse para tu país, nadie te pueda asegurar una pensión o unas condiciones dignas a pesar de tu formación, tu experiencia o tus horas de trabajo.