Domingo, 25 de agosto de 2019

Federico García Lorca

248

Abro en casa una botella de vino de Toro, parto unas lonchas de queso curado y me dispongo a disfrutar, con unos amigos, de la poesía de Federico. Que hemos quedado para emborracharnos con sus versos y bebernos sus palabras sílaba a sílaba.

Al final de la noche, uno rasga una guitarra. No soy yo de sones andaluces, pero esta noche me saben a poesía y a justicia, que hace ochenta y dos años que se lo llevaron y no nos lo devolvieron. Menos mal que no pudieron robarnos sus palabras.

Por él, por las cunetas, por los poemas, por el teatro… Por la vida truncada y por la fama eterna.

¡Por Federico!

En su memoria.