Miércoles, 13 de noviembre de 2019

Precioaceptantes

Esta expresión, utilizada por un buen economista y mejor amigo, con el que la USAL tiene la suerte de contar entre su profesorado, la hago propia y título de una definición de la idiosincrasia española.

Tragabolas, nos comemos todo tipo fake news. Respirahumos, nos metemos en toda la niebla perdiendo la orientación en el camino. Precioaceptantes, pagamos lo barato criticando y lo caro, callando.

No tenemos, ni nos educamos en, una cultura del criterio propio o del criterio racional. Lo último, estar al vaivén de los políticos y de algunos medios de comunicación cuyo fin subjetivo les mueve a vender titulares, alarmar y vender publicidad con cualquier fondo.

Ha saltado la alarma, nos han esquilmado el erario público, saquean las instituciones, colocan a amigotes al chuponeo… Esos, como poco, son los improperios lanzados contra los nombrados por Pedro Sánchez en 50 días de Gobierno de España, Marca España, de un lado y del otro. El Presidente habrá pensado: “para poco que estoy, agradezco a los que me han ayudado”. Para grupos que lo ven desde fuera, como un acto que bien podrían haber hecho ellos cuando estaban… pero que no hicieron.

Muchos medios han recogido las noticias de los nuevos titulares, pero… ¿Quiénes eran los anteriores? ¿Estaban cualificados o bautizados por el título del carné político? ¿Qué definimos como cualificación si los títulos están tan infraponderados o infravalorados dependiendo del reclutador?

Sin duda, muchos del Partido Popular se han quedado con cara de ninot cuando, por un lado, han tenido que dar explicaciones de porqué no haber asignado esos puestos a compañeros y a aquellos a los que ni se lo propusieron ahora ven quienes estaban o que ellos podrían haber estado… Así hay desafectación por el Partido Popular entre sus propias filas.

Europa bien fácil lo tiene con decir que hay demasiados cargos políticos en la Administración española, pero luego protegen a los delincuentes en la cúspide de la administración cuando prevarican y atentan contra la administración que lideran. ¿Y qué dirán ahora cuando la administración les ha otorgado sueldos por cargos que no puede ocupar ni desempeñar? Ojo, y con qué sueldos por ni estar ni hacer oiga…

Los ciudadanos, especialmente los empresarios, emprendedores y autónomos que tanto aportamos al erario público estamos hartos de cómo se derrocha dinero. Torra ha sido ya un ejemplo de cómo, por presión empresarial, hace lo que le manda el pueblo y recibirá a Felipe VI este 17 de agosto. Ellos son ejemplo, que cunda y que metamos presión, desde los pequeños a los grandes, a que los responsables públicos sean más leales, más responsables, menos soberbios. Esto es lo que debemos pedir por lo que pagamos y no aceptar otra cosa.