Jueves, 12 de diciembre de 2019

Merkel, cuidado con lo que deseas

247

Disfruto de una jarra fría con limón en el bar de Emilio, cuando oigo en la tele a Merkel decir que la inmigración hay que abordarla desde el origen del problema. Estoy de acuerdo con ella, pero al mismo tiempo no puedo por menos que llamarla hipócrita. ¡Si es lo que intentan hacer y no les dejamos! ¡Si tratan de abordarnos y les rechazamos!

El origen del problema, señora Merkel, señor Sánchez, es el primer mundo, ése que se queda con los recursos de África, Asia o América Latina, ése que les roba la riqueza y les condena a la pobreza.

El origen del problema está en Canadá, Estados Unidos, Alemania, Portugal, Nueva Zelanda, España… Los mismos países que ven crecer la desigualdad entre sus propios súbditos. Los mismos que hacen que un euro valga más que la vida humana.

No necesitamos Cumbres para llegar a esa conclusión. Las gentes de bien, lo sabemos desde hace mucho tiempo.

Ojalá, señora Merkel, lleguen a abordarnos. Ojalá vengan a recuperar lo que es suyo, ya que no se lo devolvemos de buena fe. Ojalá, señora Merkel, se cumpla su deseo y aborden el problema desde sus causas.