Domingo, 8 de diciembre de 2019

Pantallas incultas


El actual dominio de la incultura en algunos programas televisivos hace a muchos espectadores siervos de analfabetos dominantes que aparecen en el escaparate público, siendo estos quienes manejan sus voluntades y opiniones, sin arriesgar dignidad ni hacer un solo gesto que demuestre un mínimo talento, erudición, sonrojo, pudor o cordura.

El resultado de tanta desfachatez puede verse en medios televisivos puestos al servicio de algunos desvergonzados, que sin pudor declaran públicamente su incultura, ante el aplauso de ciertos televidentes que mantienen en los primeros puestos del ranking de audiencia tales despojos intelectuales, indigeribles incluso para letrados sin escrúpulos.

La ignorancia toma cuerpo en determinadas pantallas televisivas donde el macho más inculto puede hacerse millonario marcado "paquete"; la hembra más tosca enriquecerse con vulgaridades y "pototos"; el verraco más ramplón cocear el diccionario; la mujer más yerma dar consejos; el semental descapullado presumir de las hembras que se ha “tirado”; y los cerebros asexuados más baldíos presumir de no haber leído ni un solo libro en su vida.

Tal inmersión en los medios de comunicación de sexudos bravucones y descaradas hembrillas, no permite ver a muchos televidentes que son dominados y utilizados por estos manipuladores que juegan con ellos aprovechando su ignorancia, cuyo único mérito para acceder a los micrófonos y pantallas ha sido trasplantarse hormigón en la cara para endurecerla sin vergüenza alguna, exhibiendo mucho sexo y poco seso.