Sábado, 18 de agosto de 2018

“Tenemos que competir a través de la calidad del servicio de taxis y la profesionalidad”

Eficacia, puntualidad y una moderna flota de 223 vehículos para prestar servicio los 365 días del año a la ciudad, un sector que apuesta por la formación y los medios técnicos como distintivo de profesionalidad
Manuel Francisco Egido, presidente de la Asociación Radio Tele Taxi Salamanca, en la sede ubicada en la calle Astorga

Salamanca cuenta con un servicio de taxis de alta calidad, eficacia, puntualidad y moderno, con la incorporación de un avanzado sistema informático (Taxitronic) con el que están equipados los 223 vehículos de la flota y que, entre otras prestaciones, permite mantener constantemente controlados y ubicados todos los taxis por medio de GPS para ofrecer un servicio más ágil y eficaz. Actualmente todos los taxistas de Salamanca pertenecen a la misma asociación, Radio Tele Taxi Salamanca, “algo importantísimo”, como apunta su presidente, Manuel Francisco Egido, quien subraya la importancia de “competir a través de la calidad del servicio de taxis y la profesionalidad”.

La asociación, que inició su andadura hace casi cuatro décadas, ofrece un servicio permanente de taxis los 365 días del año durante las 24 horas del día. Su premisa, siempre al servicio de la ciudad. Sobre calidad del servicio, los medios técnicos y también sobre las demandas del sector y la competencia directa de los vehículos VTC, conversamos con su presidente.  

¿Cuáles son los principales cometidos de Radio Tele Taxi Salamanca?

La principal función es la de prestar el servicio a toda la ciudad cuando alguien llama para pedir un taxi, por teléfono o a través de la aplicación PideTaxi. Por otra parte, ayudamos a los socios a solucionar todo lo que tiene que ver con temas administrativos (cambio de vehículo, documentación, tarjetas de transporte...).

La asociación también hace una labor formativa.

Es una función que corresponde a los ayuntamientos, y es una demanda importante. En Madrid, por ejemplo, tienes que ir a una academia para formarte y acceder a unos exámenes convocados por el Ayuntamiento. Aquí hasta ahora no se ha hecho, pero estamos pendientes de que se haga con la nueva ordenanza municipal. Es importante tener un mínimo conocimiento y demostrarlo, queremos que el taxista sea profesional. La asociación lleva ya tres años que a todos los que entran a trabajar le ofrecemos formación y un examen previo antes de atender servicios de emisora. Elaboramos unos temarios y cualquier duda que tenga se la solucionamos (cómo manejar el taxímetro, callejero, atención al cliente, ordenanza municipal... ). Tenemos que competir a través de la calidad del servicio y la profesionalidad, porque cuando se pierde un cliente, lo perdemos todos. 

“Cuando el cliente cuelga el teléfono, el taxi ya va de camino”

El servicio de taxis de Salamanca, ¿la calidad y puntualidad son dos de sus características?

Sí, cada vez más, porque cuando el cliente cuelga el teléfono el taxi ya va de camino. Hay muchas paradas, la ciudad está muy bien cubierta. Hay gente de otras ciudades a las que les sorprende mucho nuestra puntualidad. Hace unos años era el cliente era el que esperaba, ahora en más del 90% de los casos somos los taxistas los que llegamos primero. Si además usamos la aplicación, Pide Taxi, se agilizará aún más el servicio. Y también tenemos una petición automática con los números fijos, evitando pasar por la operadora.

¿Las nuevas tecnologías son ya una herramienta más de trabajo?  

Tenemos un sistema informático avanzado. Con una aplicación de gestión de flotas, los 223 taxistas la llevan en sus móviles o tablets, se controlan todos los taxis que están trabajando, qué vehículos están en una determinada parada, los taxis que hay libres en cada zona y los que están circulando... Toda la información queda registrada.

¿Necesita Salamanca ampliar el número de paradas de taxis?

La ciudad está bien, y de momento son suficientes. Sí estamos pidiendo una en el Palacio de Congresos, donde no tenemos una zona habilitada para dar mejor servicio. Tal y como está distribuida la zona, de calles, es complicado para los taxis. Tenemos otra problemática con la parada de la estación de trenes, que se ha quedado pequeña y hemos solicitado la ampliación.

Otra de las demandas, pendientes en este caso de los cambios en la ley regional del transporte, es el área territorial de prestación conjunta.

La actual ley de transportes, pendiente de los cambios, es de 2002, y recoge en líneas generales que solo puedes recoger servicios dentro de tu ámbito municipal, sin embargo, llevamos toda la vida prestando servicios al alfoz, y sin ningún problema. De otra manera, habría que ver cómo garantizar el servicio de 24 horas en el alfoz. Nunca ha habido problemas, pero sí en algunos puntos de otra provincia. 

La única figura legal es ésta (área territorial de prestación conjunta). El tema va bastante avanzado. Lo que hemos pedido a las administraciones es una moratoria, dado que hay unos plazos y llevamos tres años con esta demanda.

¿Cómo afronta el sector la competencia de Uber o de los vehículos VTC?

A día de hoy, plataformas como Uber no tienen implantación en Salamanca. Pero ahí están. Lo que sí tenemos aquí es VTC, vehículos de alquiler con conductor, y que la ley les permite moverse libremente por la comunidad autónoma a la que pertenecen. Si va a Madrid, puede trabajar el 20% de su facturación, y el resto en su comunidad. Ahora la ley afortunadamente les está restringiendo, se va a crear un registro obligatorio donde las empresas VTC tienen que registrar los servicios contratados. La administración y la justicia nos ha ido dando la razón. Uno de los últimos decretos ley aprobado por el anterior Gobierno estableció una VTC por cada 30 licencias de taxi; a los pocos días el Tribunal Supremo también nos dio la razón. Eso, a día de hoy, está superado. 

“Hablamos de uniformidad, en el color por ejemplo, no queremos implantar uniformes”

Hay que plantarle cara a través de la ley, que es lo que se ha hecho, sobre todo en grandes capitales, y luego a través de la profesionalidad. Nosotros, por ejemplo, hablamos de uniformidad en las prendas de trabajo. En el color, por ejemplo, porque no queremos implantar el uniforme, sino dar un poco de margen y flexibilidad.

También estamos insistiendo en que los clientes pidan el ticket, porque así sabrán siempre quién les ha llevado, por ejemplo, si un cliente se olvida un teléfono, o para cualquier posible reclamación.

  • Salamanca cuenta con una flota de taxis de más de 220 vehículos